Los principales representantes de la Iglesia Católica en Santa Cruz firmaron un documento en el que brindan su respaldo al arzobispo cruceño, monseñor Sergio Gualberti, que fue señalado por el padre Mateo Bautista como la persona que pidió que sea removido de la Arquidiócesis y deje el país.

En la carta, los sacerdotes agradecen la labor que realizo el padre Mateo en favor de la salud, al igual que otros pastores que prestan servicio "silenciosamente" en escuelas, parroquias, hogares y otros lugares.

"Como sacerdotes, sabemos que nos debemos al compromiso y al voto de obediencia y que no somos dueños sino simples trabajadores de la viña del Señor, nuestro servicio debe ser humilde y debe tener el estilo de la Iglesia", dice la carta, publicada este martes en el portal oficial de la iglesia católica en Santa Cruz.

Ayer lunes se conoció una declaración del Padre Mateo en la que lamenta su salida y revela que fue debido a presiones que recibió de una alta autoridad de la iglesia.

"Bueno, esto fue un pedido del arzobispo (Gualberti). El que pidió a nuestro provincial que yo saliera de la arquidiócesis fue el arzobispo, seguramente hubo presiones", dijo Bautista a EL DEBER.

La carta publicada este martes fue firmada por Juan Crespo Gutiérrez, moderador del Consejo Presbiteral; Lenín Zeballos Avendaño, vicemoderador del Consejo Presbiteral; Fernando Cabrero Fernández, vicario rpiscopal; Juan Roca Fernández, vicario episcopal; Leonardo Da Silva, vicario episcopal; Raúl Arrazola, canciller del Arzobispado.
Hugo Ara Cejas, rector de la Catedral.