Escucha esta nota aquí

El oficialista Daniel Scioli y el opositor Mauricio Macri comenzaron ayer la caza de votos de los independientes, de los indecisos y de los seguidores del peronista Sergio Massa. Después del ajustado triunfo en la primera vuelta, Scioli pidió para el balotaje el voto de sus rivales de centroderecha e izquierda, y propuso a Macri sostener el debate que no tuvieron en la campaña.

Macri respondió de inmediato y aceptó el desafío de Scioli: "Bienvenido el debate, no hay ningún problema".

Scioli sostuvo que el 22 de noviembre se enfrentarán "dos visiones de país", la que propone él ofreciendo continuidad de "desarrollo e inclusión social con fuerte presencia del Estado", y la de Macri, que se inclina "por el libre mercado y políticas de endeudamiento que nos recuerda al pasado", dijo en una rueda de prensa.

El candidato presidencial apoyado por la presidenta peronista de centroizquierda Cristina Fernández, lucía algo más distendido que la noche del domingo cuando sufrió un inesperado golpe al confirmarse que irá a un balotaje con Macri, que quedó por menos de tres puntos detrás de su candidatura.

Con el 97,17% de las mesas escrutadas, Scioli obtenía el 36,86% de los votos y Macri, con su frente Cambiemos, el 34,33%. Ninguno de los candidatos logró reunir el 45% de los sufragios ni el 40% y una diferencia de diez puntos sobre su rival para ganar en primera vuelta.
"Hoy empieza una nueva elección, por eso convoco a todos los argentinos", entre ellos a los cinco millones de votantes (21,2%) de Sergio Massa, el peronista de centroderecha que con su Frente Renovador alcanzó el tercer puesto y se convirtió en virtual árbitro de la segunda vuelta.

Scioli aseguró que los votos de Massa "están más lejos de Macri" por el proyecto de país que plantean y tendió la mano a los votantes de los otros aspirantes presidenciales que el domingo quedaron afuera.
Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires desde 2007 y ex campeón mundial de motonaútica, retó a Macri a realizar un debate de cara a las presidenciales de noviembre.

"La sociedad nos exige una convivencia democrática. Me parece importante dar un debate", dijo Scioli.

Macri desafía
Por su parte, Macri se manifestó preparado para asumir la responsabilidad del "cambio" y para representar también a los que no votaron por él.

Después de dar la sorpresa al sumar más del 34% de los sufragios y quedar, según el escrutinio provisional, solo 2,5 puntos por debajo del favorito, Macri afirmó que los comicios del domingo son un "cambio trascendente" y "absoluto" para la política del país y que "es el comienzo de una nueva Argentina"