Unas 1.500 viviendas fueron afectadas por el trágico temporal que se registra en la provincia argentina de Córdoba, que hasta el momento dejó un saldo de siete muertos. Además, unas 5.000 personas permanecen evacuadas y una joven se encuentra desaparecida.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, encabezó en Casa de Gobierno "el Comité de Emergencia para establecer acciones concretas en zonas afectadas de Córdoba", afirmó, a la vez que reconoció a través de su cuenta en la red social Twitter que "estimamos unas 300 viviendas afectadas", mientras que el gobierno provincial quintuplica esas estimaciones.

Además, Capitanich aseguró que se encuentra severamente averiado un acueducto y continúan los "problemas en las rutas 38, 60 y la 9 con 2 puentes afectados". En un trabajo coordinado con el gobierno provincial, con quien se reunirá el viernes, se detallaron las ayudas por parte de los ministerios de Planificación, Defensa y Seguridad.

Por su parte, brigadas de distintas fuerzas continuaban la búsqueda de Mariana Di Marco, la joven de 21 años que fue arrastrada por la intempestiva creciente de un río cuando acampaba con un grupo de scouts en la localidad de La Pampa, en proximidades de Ascochinga, unos 70 kilómetros al norte de la ciudad de Córdoba.

Personal que realizaba los rastrillajes "encontró la bolsa de dormir, la carpa y la mochila", aseguró este martes el comisario Héctor Cejas, de los Bomberos de Jesús María, quien aclaró que "hemos estado trabajando en la zona de Ascochinga, es muy dificultoso por el volumen de agua y la celeridad con que corre".

Por su parte el Ministro de Desarrollo Social de la provincia, Daniel Passerini, informó el número de casas afectadas, aclarando que se trata de un número preliminar, ya que aún se tenía que evaluar algunas localidades a las que no se había podido llegar.

En tanto, eran cuantiosos los daños en varias zonas de la provincia, especialmente en la zona de sierras, con calles inundadas de barro y al menos 12 de puentes destruidos, lo que deriva en poblaciones aisladas.
Passerini garantizó el agua para el consumo y la entrega de colchones, calzado, ropa y alimentos a los afectados.