Dos personas han fallecido a consecuencia del embarrancamiento de un minibús Toyota Noah, que el domingo al anochecer transitaba, de Samaipata a Santa Cruz, la carretera antigua a Cochabamba.

Según el reporte del comandante de la Policía departamental, Sabino Guzmán, la institución verde olivo tomó conocimiento del accidente a las 23:00 del domingo, luego de que uno de los pasajeros reportó el hecho a un familiar antes de que su teléfono se quedara sin batería.

"El dato que nos dieron era que el vehículo había caído entre Samaipata y La Angostura, un tramo demasiado largo para la búsqueda. Desde esa hora activamos cinco equipos policiales. A las 5:30 (de este lunes) fue visto el carro que se había despeñado a la altura de Bermejo Chico. En ese momento no se había visto a los pasajeros", relató Guzmán a EL DEBER.

Gracias -agrega el comandante de la Policía- a la pericia de dos agentes, que bajaron a esa hora y en plena oscuridad al lugar, encontraron a los cinco sobrevivientes, dos mayores y tres niños, que para protegerse de las bajas temperaturas armaron un camping en plena playa del río Piraí.

El trabajo fue arduo, señala Guzmán, para rescatar, primero a las cinco personas que estaban vivas, y después a los fallecidos. A las 6:30 fueron trasladados a hospitales de El Torno, donde se encuentran ahora, mientras que los cuerpos están en la morgue del hospital San Juan de Dios.

Según el jefe policial, el accidente se produjo debido a fallas técnicas, el conductor al darse cuenta que reventaron los frenos del vehículo, en vez de girar a la izquierda, se fue a la derecha y cayó al vacío.