Escucha esta nota aquí

A las 21:15 de ayer, la explosión de un transformador de medición en la generadora de electricidad de Guaracachi dejó nuevamente y de forma súbita, al igual que en diciembre de 2014, en tinieblas al motor económico de Bolivia.

Las subestaciones de la Cooperativa Rural de Electrificación (CRE), Guaracachi, Trompillo, Jerusalén, Mapaiso, Paraíso, Pailón y El Palmar, literalmente se apagaron en cuestión de segundos.

Según el reporte preliminar del portavoz de la CRE, Amilkar Jaldín, más del 40% (193.600) de los 484.000 consumidores cruceños del área integrada (provincia Andrés Ibáñez, Warnes, Obispo Santistevan, Sara, Ichilo y las Tierras Bajas del Este) fueron afectados.
Los motores de las 315 factorías del parque industrial, excepto los que tienen generador propio, también quedaron frenados en seco, sorprendiendo a miles de trabajadores.

Por las calles y avenidas de la región, las luces de centenares de motorizados se abrían paso en medio de un gigantesco manto negro donde los semáforos tampoco funcionaban.

En los barrios también se desató una serie de reclamos por el corte del suministro de electricidad y de agua potable.

A las 23:21, a decir de Jaldín, las subestaciones Mapaiso, Paraíso y El Palmar fueron restituidas, y con ello los pobladores de Andrés Ibáñez, parte de Warnes y de las Tierras Bajas del Este volvieron a tener el servicio de electricidad.

Lo que también se subrayó es que el apagón en Santa Cruz no fue producto de fallas de la CRE, sino del sistema de distribución, que depende del Comité Nacional de Despacho de Carga (CNDC). Cabe señalar que Santa Cruz se nutre de la central de Guaracachi, que es donde se registró la falla. Los consumidores del sistema eléctrico aislado no fueron afectados.

La explicación estatal
El director del CNDC, Hernán Jaldín, explicó que una vez registrada la explosión del transformador de medición, todo el equipo de ingenieros de Guaracachi y también desde Cochabamba, según el protocolo de seguridad, trabajan en la restitución, que estimó sería hasta pasada la medianoche.

La Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), mediante un comunicado, hizo conocer que se dañó un transformador de voltaje de la central Guaracachi y se produjo la desconexión de las líneas en 69 KW que confluyen a la barra de 69 KW de dicha central, así como la desconexión de todas sus unidades, provocando un corte parcial de suministro de electricidad en Santa Cruz.

Cortes de suministro de agua
Poco antes de la medianoche Saguapac tenía cuatro de sus cinco bombas, que están distribuidas en diferentes puntos de la ciudad, funcionando para que el líquido no falte en la mayor parte del área en la que presta servicios.

Por una cuestión técnica, los equipos empezaron a funcionar de manera paulatina, para evitar que debido a la fuerza con la que se mueve el líquido, arrastre sedimentos que hay en las cañerías