Escucha esta nota aquí

El estar privados de libertad en las celdas del penal de Palmasola no acabó con las aspiraciones de 74 internos. Ellos, dice la profesora Lorenza Arauz, se propusieron ser mejores y después de años de dedicación, de lidiar con una serie de problemas, diez terminaron el bachillerato y 64 se graduaron en diferentes carreras técnicas.

Lorenza, que también es directora del Centro de Educación para Adultos (CEA) de Palmasola, señala que los internos deben hacer a un lado sus problemas familiares, que no pueden resolver porque están tras las rejas, para estudiar.

De ese modo diez internos lograron terminar el bachillerato y otros 64 recibieron sus certificados de técnicos en computación y electrónica este martes 16 de diciembre.

La profesora Lorenza cuenta que la semana pasada 68 reclusas también se graduaron de técnicas en repostería, gastronomía, corte y confección, tejido y pintura en tela.

Los privados de libertad pasan las materias técnicas en la mañana y las humanísticas en las tardes. El CEA funciona en la cárcel de Palmasola desde 1991, primero era exclusivo para mujeres y, en 1998, se amplió para profesionalizar también a los varones.