Joao Pereira de Souza, un jubilado pescador de 71 años, rescató en 2011 a un pingüino lastimado y cubierto de petróleo en la playa de Río de Janeiro. Tras rescatarlo, el anciano cuidó al animal por más de una semana y luego lo liberó en el mar.

 "Le quiero como si fuera mi hijo y creo que él también me quiere", ha declarado el salvador del pingüino a la televisión "El Globo".

La amistad entre el brasileño y el pingüino perduró en el tiempo y luego de pasar unos días con él cada año, retorna a Argentina para alimentarse.

Mira el video de esta amistad, disponible solo en portugués.

,

Pinguino