Escucha esta nota aquí

Como una aplanadora, The Strongest se mandó una goleada de 6-0 sobre el endeble Real Potosí, resultado que no le sirvió para mantener las chances de pelear por el título de campeón del Clausura 2017. El partido se cumplió en el estadio Hernando Siles donde los lilas terminaron con 10 jugadores por la expulsión de Saúl Torres (72').

Los aurinegros se desquitaron con los potosinos porque pese a vencer con comodidad, en la Villa Imperial su archirrival, Bolívar, lograba el punto del bicampeonato.

Una sinfonía de goles de consuelo fueron las que entonaron: el brasileño Pablo Moreira (5’), Diego Bejarano (44’), Gabriel Valverde (53’), Wálter Veizaga (64’), Alejandro Chumacero de penal (73’), y Rodrigo Vargas (85’) en el escenario miraflorino. 

Desde el inicio, los aurinegros salieron a someter a los lilas que nuevamente tuvieron una frágil zona defensiva. En la primera incursión, Pablo Escobar se mandó tremendo remate que no pudo contener el arquero Arístides Florentín, pero en el rebote apareció Pablo Moreira para sentenciar el primero (5’). 

El partido fue todo para el local pero por momentos el trámite del partido bajó porque en Potosí Bolívar empataba con Nacional y se coronaba campeón. El juego de Real Potosí no transcendió pese a tener la presión de ganar para tratar de asegurar la clasificación a Copa Sudamericana.

Sobre el final, Diego Bejarano se mandó un disparo inatajable para Florentín que volvió a ver caer su pórtico en segunda instancia.

En el complemento, el tercero llegó rápido con una volea de Gabriel Valverde que dejó estéril la reacción del arquero lila que reclamó el accionar de su ‘atornillada’ defensa (53’). Más tarde, en una jugada dudosa, Wálter Veizaga aprovechó las espaldas de los zagueros para ingresar y marcar el cuarto (64’).

Los lilas estuvieron impotentes, aspecto que se reflejó en la falta de Torres que le costó la segunda amarilla y la expulsión del partido. Chumacero desde los doce pasos remató a la derecha para asestar el quinto (73’).

Sobre el final, Rodrigo Vargas selló la victoria atigrada tras una buena combinación de pases con Chumacero. El Tigre goleaba para el consuelo, mientras en varias zonas de La Paz se festejaba con petardos el bicampeonato de Bolívar.