Escucha esta nota aquí

Un grupo de 51 diputados chilenos entregó una carta al Vaticano dirigida al Papa Francisco, para solicitar la revisión de la designación de Juan Barros como obispo de Osorno (sur), a quien acusan de encubrir abusos sexuales, informó este martes la prensa local.

"Estamos convencidos que él no tuvo a la mano la suficiente información al momento de nominar a Barros como obispo de Osorno. El Papa condena los actos de abusos sexuales en la Iglesia y en cualquier lugar, por lo que este nombramiento es simplemente insostenible", señala la carta, según medios locales chilenos.

Barros fue formado por el influyente sacerdote y formador de obispos Fernando Karadima, quien fue declarado culpable por el Vaticano de abusos sexuales y abuso de poder, sentenciado a "retirarse a una vida de oración y penitencia".

Víctimas de Karadima acusaron de complicidad a la jerarquía de la Iglesia por conocer las denuncias desde al menos 2003 y aseguraron que una "red de protección" cubrió al sacerdote, haciendo referencia específicamente al exarzobispo de Santiago Francisco Javier Errázuriz, quien actualmente es cardenal.

El periodista Juan Carlos Cruz, uno de los denunciantes de Karadima, presentó una denuncia contra Barros ante la Nunciatura Apostólica de Santiago de Chile.

Según aseguró entonces, y más tarde en su cuenta de Twitter, Barros conocía los abusos sexuales cometidos por Karadima, los presenció y también mantuvo relaciones impropias con el párroco.

El caso de Karadima remeció a la Iglesia chilena, que pidió perdón en abril de 2011 por los casos de pederastia de los que se acusa a una veintena de sacerdotes, cinco de ellos condenados por la justicia local.