La decisión de Grecia de cerrar su bolsa y sus bancos durante una semana y de imponer un control de capitales hizo caer este lunes los mercados de todo el mundo, un día antes del posible default del país.

Anticipando la medida, los ciudadanos griegos hicieron desde el fin de semana largas colas ante los cajeros automáticos para retirar dinero en efectivo.

Desde este lunes y hasta el lunes 6 de julio -un día después del referéndum convocado por el primer ministro sobre las propuestas de los acreedores- los bancos estarán cerrados y no se podrá retirar en los cajeros más de 60 euros (65 dólares) diarios por tarjeta, exceptuados los turistas.

Sin embargo todavía hay esperanzas para evitar el peor de los escenarios posibles, el impago de Grecia, que tiene las arcas vacías y debe pagar el martes 1.500 millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI).

El presidente francés François Hollande afirmó este lunes que Francia está "disponible" para reiniciar las negociaciones entre Grecia y sus acreedores. "Hoy sigue habiendo posibilidades de un acuerdo" pero a partir del domingo 5 de julio "dependerá de la respuesta de los griegos en el referéndum", agregó.

Por su parte el comisario europeo de Asuntos Económicos Pierre Moscovici dijo que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, iba a hacer este lunes nuevas propuestas para intentar evitar la salida de Grecia de la zona euro. Sin embargo un portavoz de Juncker matizó poco después esta información.

Las bolsas se desploman por la crisis griega

Las bolsas europeas y asiáticas se desplomaron este lunes por el temor de que el Grecia salga de la zona euro después de que su Gobierno ordenara un corralito.

Sobre las 9:30 (3:30 hb), la bolsa de Fráncfort cedía un 4,23%, París un 4%, Londres un 2,15%, Madrid un 4,38% y Milán un 4,33%. A su vez, el euro caía, hasta 1,1081 dólares -tras haber estado por debajo de los 1,10 dólares en el mercado asiático- frente a los 1,1160 dólares del viernes en Nueva York.

El mercado de la deuda también se vio afectado, y la tasa de los bonos de deuda griega a 10 años aumentó hasta 14,574%, un récord desde 2012.

En España, la tasa de los bonos a 10 años subía hasta el 2,317%, frente al 2,110% del viernes al cierre, al igual que en Italia donde estos bonos ascendían un 2,350%, respecto al 2,150% del viernes.

"La mariposa griega parece estar a punto de causar una tormenta en los mercados financieros", opinó Michael Hewson, analista en CMC Markets.