Escucha esta nota aquí

Desde París hasta Jerusalén, las familias y los líderes del mundo se reunieron para llorar a los fallecidos en los ataques terroristas de la semana pasada en Francia.

En una ceremonia nacional en París, el presidente francés François Hollande elogió a los tres policías muertos: Ahmed Merabet, Franck Brinsolaro y Clarissa Jean-Philippe.

En Jerusalén, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu hizo honores a cuatro rehenes muertos en un ataque en un mercado kosher francés.

Los cuerpos de los cuatro, Philippe Braham, Yohan Cohen, Yoav Hattab y François-Michel Saada, fueron trasladados a Israel y serán enterrados en el cementerio de Givat Shaul de Jerusalén.

Lanzan una nueva amenaza

Una célula en el Magreb Islámico, la rama del norte de África del grupo Al Qaeda, emitió un aviso publicado en los sitios web yihadistas.

"Francia paga el costo de su violencia en los países musulmanes y la violación de su santidad", dijo AQMI en su comunicado.

"Mientras sus soldados ocupen países como Malí y África Central y bombardeen a nuestro pueblo en Siria e Iraq, y mientras sus incapaces medios sigan ofendiendo a nuestro Profeta (Mahoma), Francia seguirá exponiéndose a lo peor y más”, indicaba el comunicado.

Francia se está recuperando de un ataque a la revista satírica Charlie Hebdo, donde murieron 12 personas el miércoles; la muerte del policía el jueves; y un ataque a un supermercado kosher el viernes que dejó cuatro rehenes muertos.

Tres terroristas de los ataques murieron, y una sospechosa más permanece prófuga, posiblemente en Siria.

Continuarán operaciones militares en Irak

La Asamblea nacional votó este martes casi por unanimidad seguir con los bombardeos franceses en Irak contra la organización Estado Islámico, menos de una semana después de los atentados yihadistas en París.

488 diputados votaron a favor, uno en contra y 13 se abstuvieron, principalmente de la izquierda radical del Frente de Izquierda.