Escucha esta nota aquí

El Gobierno y los trabajadores de la Empresa Pública Nacional de Textiles (Enatex) no lograron acuerdos definitivos para la solución del conflicto; esta madrugada los dirigentes del sector y de la COB firmaron un acuerdo y los representantes sindicales de la empresa llevaron el documento a una asamblea para definir si aceptan el convenio.

El Gobierno pagó el sueldo devengado de septiembre a los trabajadores de Enatex. Sin embargo, los obreros, que desde hace una semana se movilizan por las calles y están en huelga de brazos caídos en la fábrica, no están conformes y mantienen sus protestas esperando cobrar los otros tres sueldos adeudados.

La ministra Teresa Morales detalló que ayer se pagó el sueldo de septiembre, hasta el viernes se pagará el de octubre y a fin de mes se acordará el pago de los dos restantes sueldos en febrero. Además se conformaron comisiones para revisar el papel de la gerencia, la participación de los trabajadores en la administración de la empresa y una comisión que explorará nuevos mercados y futuro de la empresa
“Nos pagaron un sueldo, pero es decisión de las bases exigir los otros tres que nos deben. Vamos a seguir en las calles”, manifestó ayer temprano el dirigente Jhonny Huanca.

Los trabajadores realizaron al mediodía, frente a la iglesia San Francisco de La Paz, un cabildo que decidió seguir la movilización, exigir la renuncia de la gerente de Enatex, Julia Aparicio; el alejamiento del hermano de la ministra, Manuel Morales, y el compromiso de estabilidad laboral para los textileros. En caso de rechazar la propuesta, los trabajadores marcharán hoy, apoyados por la COB y la Confederación de Fabriles.

La ministra Morales se comprometió a pagar el sueldo de septiembre y, el 16, el de octubre a cambio de la suspensión de la medidas de presión y retornen a sus fuentes laborales.

Traspaso de la empresa
Para salvar a la empresa textilera, el empresario y líder de UN, Samuel Doria Medina, propuso traspasarla a los trabajadores. “El problema de Enatex es que se han cerrado mercados, se han triplicado los sueldos y se han pagado los precios a la mitad. Así, nunca va a ser rentable y debe pasar a administración de sus trabajadores”, explicó.

Los trabajadores se reunieron esta madrugada para analizar el documento suscrito y hasta el cierre de esta edición, no habían decidido si aceptar o no el acuerdo entre la dirigencia y el Gobierno