Escucha esta nota aquí

“Somos consientes de que estamos presos porque hemos hecho daño a la sociedad, pero queremos resarcirlo. Solo pedimos que nos ayuden a hacerlo”, dice, vía telefónica, Jimmy Condori desde Palmasola. Él es una de las 5.300 personas que están privados de libertad en la prisión cruceña y, de esta cantidad 155 han ingresado en huelga de hambre.

Como parte de la protesta, señala Condori, no han permitido que los guardias les pasen lista, a las 6:30, como habitualmente se hace todos los días. Explica que el ayuno no es solo por una mayor asignación de recursos para alimentación, sino por mejoras en la salud, terapias ocupacionales y transparencia en la administración de la justicia.

Puedes leer: Ocho reos heridos y carpinterías reducidas a escombros por un incendio en Palmasola

Los reos hacen un llamado a la Dirección Nacional de Régimen Penitenciario, Ministerio de Gobierno, Gobernación de Santa Cruz e instituciones defensoras de los derechos humanos para que atiendan sus demandas, que van en este orden:

Prediario. Consideran que el incremento de 6,5 bolivianos a 8 es un avance, pero no es suficiente. Demandan que el Estado y la Gobernación designen 25 bolivianos para la alimentación diaria.

Salud. Piden la construcción de un hospital, con equipamiento, farmacia y personal. Actualmente hay solo un médico con ítem en Palmasola.

Igualdad jurídica. Han elaborado un proyecto de modificación de dos artículos de la ley 2298 para que la redención y el extramuro “no sea beneficio de unos cuantos”, resalta Condori. 

Terapia ocupacional. Demandan la inmediata construcción, fuera del régimen abierto, de talleres para terapias ocupacionales. También la firma de convenios interinstitucionales con universidades e institutos de formación.

La correcta aplicación del cómputo de la redención.

La conformación de una comisión especial para que verifique la transparencia de los procesos de los internos.

También te puede interesar: Jóvenes en Palmasola claman por una nueva oportunidad y están librados a su suerte