Escucha esta nota aquí

El adolescente S.S., de 17 años, era uno de los encargados de brindar seguridad a las personas que viven en un condominio cerrado, pero, en lugar de eso, ingresó a una de las casas y robó dinero y otros enseres  el 4 de febrero. En el inmueble había cámaras de seguridad que registraron cómo ingresó y estuvo dentro de la casa por media hora. 

En ese lapso, rebatió los cajones y encontró $us 3.000 y Bs 8.000, además de que cargó con joyas, una botella de vino y otros enseres de menor valor en una bolsa. Esto fue manifestado por el dueño de casa, Marcelo Vélez, luego de revisar las imágenes y proporcionarlas a la Policía. 

Ayer, el adolescente fue enviado con detención preventiva al Centro de Rehabilitación Nueva Vida Santa Cruz (Cenvicruz) por orden de la jueza del menor Marisol Ortiz, tras ser imputado por el delito de robo. 

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Los Tusequis, Israel Espinoza, detalló que el hecho se produjo en el condominio Firenze, en el octavo anillo de la zona norte.  En esa oportunidad, el menor de edad tenía que estar en el ingreso del condominio cerrado, pero en determinado momento, en horas de la madrugada, según se observa en las imágenes, acude solo e ingresa a robar en el inmueble. En la puerta de control del ingreso se encontraba otro guardia y se indaga si es su cómplice.

 El denunciante contó que el hecho sucedió en un par de horas que se ausentó de su casa y que sentó la denuncia el 4 de febrero. Sin embargo, protestó por el hecho de que pese a presentar todos los elementos que indicaban que el guardia era autor del robo, la fiscal Noemí Arnez demoró demasiado en emitir la orden de aprehensión y que una vez lo hizo desalojar de su oficina. 

“La empresa de seguridad estaba a punto de cambiar a los guardias. Recién cuando estalló el caso de los tres jóvenes que robaron una caja fuerte, yo denuncié mi caso ante la prensa y ella me atendió”, dijo. 

La aprehensión y posterior detención del muchacho, que dentro de poco cumplirá 18 años, se dio un mes después de la denuncia, pese a que siguió trabajando en el condominio.