Escucha esta nota aquí

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) informó este martes que la banda de atracadores colombiana que fue desmantelada el fin de semana en Santa Cruz giró más de 1,3 millones de bolivianos al exterior, un cálculo estimado de los tres últimos robos que habría cometido este grupo en la ciudad.

"Son montos que, sumando, bordean una suma millonaria: 300.000 bolivianos en un caso, 132.000 dólares (910.800 bolivianos) en otro caso y en un último caso, de 144.000 bolivianos; y no olvidemos que estos sujetos tienen más de dos identidades, entonces, es muy probable que giren montos a cuentas con otros nombres", explicó el director departamental de la Felcc, Juan Carlos Ramos.

Los tres delincuentes colombianos detenidos en Santa Cruz ingresaban a entidades bancarias, detectaban a sus víctimas que sacaban grandes sumas de dinero, las seguían hasta una zona donde estuvieran vulnerables y las atacaban con armas de fuego.

La múltiple identidad es un factor común en estas bandas delictivas, explicó Ramos, y sería un procedimiento muy común en otros países como Colombia y Perú, entrando a cada país con una identidad distinta para burlar a la Interpol.

Las dos identidades diferentes del cabecilla de la banda"demuestran que tenía un flujo migratorio en México, Ecuador, Perú Bolivia, y aún no sabemos cuál es su verdadera identidad", explicó. "Estas personas viven del delito e inmediatamente tienen el bien, que es el dinero, comienzan a dispersarlo", afirmó el director departamental de la Felcc. 

Otro grupo es buscado 

La Policía investiga otros cinco casos que se habrían producido desde el 2012, además se tiene la certeza de otro grupo delictivo de Colombia que, incluso, habría actuado en Bolivia con mayor violencia provocando la muerte de sus víctimas.

"De este otro grupo tenemos identificado a uno de sus cabecillas, incluso sabemos su identidad y su nombre y en qué lugar de Colombia vive, por eso, coordinamos con Interpol para su captura", agregó el jefe policial.

Ese tipo de grupos delincuenciales son considerados peligrosos en el ámbito internacional y Ramos explicó que se cruzará información con otras oficinas del exterior para determinar el movimiento de estas bandas especializadas.