Escucha esta nota aquí

Un grupo de familiares y enfermos con cáncer del Hospital de Clínicas de La Paz que protestaba exigiendo atención a sus demandas en inmediaciones de la Casa del Pueblo fue reprimido ayer por la Policía.

El sector exige que se reponga el servicio de radioterapia en dicho nosocomio y recibir mejor atención. “Fusil, metralla, pacientes no se callan” y “están atentando en contra de mi vida”, gritaban los pacientes, que con carteles en mano exigían que el Gobierno les garantice una atención médica que les permita salvar sus vidas.

Los manifestantes fueron reducidos hasta una vereda por un grupo de efectivos que intentó desarticular la movilización, pero estos se mantuvieron firmes, pese a la lluvia y el frío, y exigían una audiencia con el presidente Evo Morales para explicarle su drama.

Se registraron algunos empujones por parte de los uniformados contra el reducido grupo movilizado. Según el reporte de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, que acompañó la protesta, hubo agresiones contra los enfermos, incluso algunos cayeron al piso.

La representante de los pacientes, Rosario Calle, lamentó la actitud de la Policía y aseveró que la molestia es por la falta de atención en el Instituto Boliviano de Radioterapia y Oncología, porque los fondos ya habrían llegado a su límite. Otro reclamo es la demora en la construcción del nuevo Oncológico del Hospital de Clínicas que debía iniciar en agosto. “No tenemos profesionales, no tenemos equipos ni medicamentos. Ahora se ha cortado el tratamiento en radioterapia porque no hay plata. Estamos muriendo, pedimos al gobernador (Félix Patzi) y al presidente que nos atiendan”, dijo y agregó que hasta la fecha los decesos por falta de tratamiento suman 21.

El ministro de Salud, Rodolfo Rocabado, indicó que se reunirá con el Sedes La Paz para tratar el tema “lo más antes posible”.