Escucha esta nota aquí

Ricardo Quispe, de 66 años, es sobreviviente de la caída de un rayo, en la puerta del cementerio de la ciudad de La Paz, cuando se guarecía bajo un árbol de la tormenta eléctrica que se desato al medio día de este lunes en la sede de gobierno.

Ahora recuperándose en un nosocomio de las quemaduras causadas por la descarga, aseguró que gracias a este hecho fortuito posee dones y se dedicará a adivinar el futuro.

A la pregunta del periodista de la televisora Cadena A: ¿Usted ahora va a poder adivinar?, Quispe respondió: Sí ese rayo cae a las personas; si cae a los animales, mata, pero a mí me cayó y no me mató.

¿Usted va a poder prestar sus servicios como adivino más adelante?, insistió el periodista. Sí, respondió Quispe.

Las creencias aimaras cuentan que los sobrevivientes a la caída de un rayo poseen dones para adivinar el futuro, debido a que el rayo tiene relación con la divinidad.

El rayo era identificado con el dios Illapa, el cual con la entrada del catolicismo fue relacionado con el apóstol Santiago, de ahí proviene la relación con la palabra aimara "q´ixu", sobrenombre que se les da a todos quienes llevan el nombre de Santiago, que quiere decir rayo.

En ese sentido, también a los lugares donde cayó el rayo se le designaba como "lugar visitado por el Señor" (Tatitun Purita), un lugar sagrado.

Según Quispe, no recuerda nada con lo referido a la caída del rayo, lo que pensó fue que le había atropellado un auto y por eso estaba tirado en la calle.

"No me acuerdo, así no más estaba tirado en el suelo, yo pensé que saliendo afuera del cementerio me había atropellado un auto", indicó.

Quispe sufrió la caída de un rayo a consecuencia de la tormenta eléctrica que se desató en la ciudad de La Paz. Tiene el 10% de su cuerpo con quemaduras y se encuentra recuperándose en el Hospital de Clínicas.