Escucha esta nota aquí

El sargento de Policía Richard Cuiza se atrevió a denunciar corrupción de sus compañeros y superiores, pero el procesado terminó siendo él.

Hoy, Richard no recibe sueldo, no tiene techo ni dónde comer, por ello decidió esposarse a una banca en la terminal de buses de La Paz para exigir justicia. Cuiza denunció que sus camaradas extorsionaban a los choferes que pasaban por una tranca. El Viceministerio de Régimen del Interior informó que Cuiza fue procesado por discriminación y fue dado de baja. /Erbol