Escucha esta nota aquí

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, llamó el lunes a "defender" las carreteras, tras el inicio de una marcha indígena que partió del sur del país con la intención de sumarse en Quito a una huelga general convocada para el 13 de agosto.

"¡El pasado de paros, piedras, caminos bloqueados, no volverá!", escribió el mandatario izquierdista en su cuenta de Twitter. En ese sentido, lanzó un enérgico llamado a "defender" las "carreteras" y reiteró sus críticas a los sectores que convocaron al paro en rechazo al gobierno.

"No tienen el apoyo, ni la legalidad, ni la legitimidad para desestabilizar a uno de los gobiernos más populares de la historia, por eso recurren a la violencia y a intentar crear pánico financiero", sostuvo Correa.

Acosado por protestas que estallaron el 8 de junio al grito de "fuera, Correa, fuera", el presidente ha reconocido que enfrenta una "difícil crisis política" y denunciado una conspiración para sacarlo del poder.
,

n
,


Las manifestaciones están encabezadas por empresarios, grupos políticos de derecha y sectores pudientes y de clase media, que cuestionan las políticas de corte socialista con las que Correa pretende, según él, redistribuir la riqueza mediante más impuestos a las herencias y a la plusvalía.

Grupos indígenas y sindicatos se adhirieron en pasados días al movimiento de rechazo para exigir el retiro de un paquete de enmiendas constitucionales que tramita el Congreso, de mayoría oficialista.

Una de las reformas que proponen, le permitiría a Correa, presidente desde 2007, postularse a un nuevo mandato en 2017.


El domingo un grupo de nativos del sur del país inició una caminata de 800 km hacia Quito, donde pretende sumarse a la huelga opositora.

Lee más: Rafael Correa: “Ecuador está convulsionado por opositores”


,

n
,
n