Escucha esta nota aquí

El Foro Económico Mundial para Latinoamérica buscará en San Pablo fórmulas para impulsar una cuarta revolución industrial que presenta importantes desafíos en la región y al mismo tiempo soluciones para acabar con sus históricas ‘brechas’.

“Explorar cómo la región puede desarrollar la tecnología y la innovación para su propio beneficio” será uno de los ejes de la versión latinoamericana del Foro de Davos que reunirá a más de 750 líderes mundiales de diferentes sectores entre el 13 y el 15 de marzo en la capital paulista.

La cuarta revolución industrial es hoy una realidad inevitable y, a la vez, un cambio radical de paradigma al buscar el desarrollo económico y social por medio de la inteligencia artificial, el Internet de las Cosas (IoT) y los macrodatos.

El perfil personal lo creas como persona privada. Con este tipo de perfil podés solicitar la amistad de alguien y recibir solicitudes de amistad como en la vida real. 

Latinoamérica, con una población que supera los 600 millones de personas, parece decidida a no perder ese tren.

Versiones
“La cuarta revolución industrial nos puede ayudar muchísimo a cerrar brechas y tenemos varias, especialmente en cuanto a la calidad y el acceso a la educación”, afirma Claudia Vásquez, presidenta para Latinoamérica de CA Technologies, una de las empresas líderes en creación de software que participará en el evento.

La ejecutiva cita que en la región solo uno de cada cinco estudiantes se gradúa de carreras con habilidades STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), una estadística que despierta un ‘alto nivel de preocupación’ entre las instituciones.

El Foro incidirá en conectar a compañías digitales, inversores, gobiernos y universidades, y reunirá a 25 empresas emergentes de Brasil y otras 25 de otros países de Latinoamérica para avanzar en un proyecto global que pretende crear una plataforma de este tipo de compañías. Las barreras que impiden un desarrollo amplio de la innovación no son pocas en una región cuya productividad es un tercio de la de Estados Unidos y la penetración de banda ancha en su conjunto es del 59%, 20 puntos menos que en Corea del Sur, de acuerdo con la OCDE.

La complejidad del desafío aumenta, pues la cuarta revolución industrial también equivale a una disrupción sin precedentes en el mercado laboral que se traducirá en la desaparición de muchas de las profesiones que se conocen actualmente.

Situación de la región

¿Latinoamérica está preparada para la cuarta revolución industrial? Las estadísticas muestran que no.  Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el 47% del total de la fuerza de trabajo de América Latina y el Caribe es informal y el desempleo juvenil alcanzó en 2017 una media del 18%. Golpeada por la última crisis, Latinoamérica es una de las zonas más desiguales del mundo con un 30% de su población bajo la línea de pobreza.

Esa desigualdad puede agudizarse porque la tecnología es uno de los principales estímulos “hacia la polarización del empleo y los salarios”, según la OIT.

“No nos podemos quedar esperando hasta formar a las nuevas generaciones, hay que hacer una reconversión para cambiar las habilidades de los profesionales con experiencia, sostiene Claudia Vásquez.

Países de la región debatirán sobre crecimiento económico

El Foro Económico Mundial para Latinoamérica se celebrará del 13 al 15 de marzo en San Pablo. La economía latinoamericana creció el 0,9% el año pasado y se salvó de la recesión. Gestionarán acuerdos

Buscar caminos que lleven al desarrollo de una ‘economía sostenible’ en la región, es uno de los temas que estarán en debate en el  Foro Económico Mundial para Latinoamérica, que se celebra la próxima semana en San Pablo. Con esto se harán gestiones para duplicar el ritmo de crecimiento este año hasta el 2%.

Después de crecer un 0,9% en 2017, los países de América Latina se alejan de la recesión, pero están cercados por la retórica proteccionista de Estados Unidos y por una incertidumbre política a escala mundial, incluida en la región, donde hay previstas elecciones en siete países.
  Las negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur para un acuerdo comercial siguen su lento camino, aunque las conversaciones se mantienen estancadas por diferencias en diversos ámbitos, pero sobre todo en el apartado agropecuario.

La última ronda de negociaciones se celebró a finales de febrero en Paraguay, que actualmente ejerce la presidencia semestral del bloque sudamericano, pero concluyó sin avances y con la promesa de celebrar nuevas reuniones en las próximas semanas. 

 La agenda de la versión latinoamericana de Davos de este año, que se celebrará del 13 al 15 de marzo en la capital paulista, tendrá entre sus prioridades el análisis de los procesos que aseguren el "progreso económico para todos". /EFE