Escucha esta nota aquí

Hoy es un día crucial para Gianna Ardaya Ramírez. La representante de Bolivia en el concurso Miss Asia Pacific 2018, desde las 9:00 (hb), tendrá su gala final en Manila (Filipinas).

En el evento, que promueve la diversidad y belleza de la mujer, la boliviana buscará imponerse a 50 participantes de diversos países de todo el mundo.

De Santa Cruz para el mundo

Nunca soñó siquiera llegar a un país tan desarrollado y lejano.Nació en Santa Cruz, hace 19 años, hija de un transportista y una maestra. Cuenta que trabaja desde muy joven, porque le enseñaron que “el dinero no cae del cielo”.

Actualmente trabaja en bienes y raíces para costearse sus estudios de Arquitectura, en la Udabol.

Cuenta que cuando era niña, quería seguir los pasos de su madre, pero, a medida que fue creciendo, descubrió su gusto por los dibujos y los planos. Sin embargo, no descarta dedicarse a la educación más adelante.

Hace dos años fue invitada a participar en un concurso de belleza en el Distrito 8, que corresponde al Plan Tres Mil, lo ganó y de esta manera fue descubierta por Promociones Gloria.

Así se catapultó en los reinados y, con su belleza natural y simpatía, rápidamente se convirtió en virreina del Colmilav, Mejor Rostro Estudiantil, reina de Vallegrande 2017 y también participó en el Miss Santa Cruz 2018. Ahora busca su primer título internacional y lo hace armada de optimismo.

El debut de Bolivia

Es la primera vez que Bolivia envía a una representante a este concurso y Gianna asume con responsabilidad el reto. “Sea cual sea el resultado yo y mi país ya hemos ganado mucho, lo asumo con responsabilidad y confianza en mí misma”, expresa la trigueña que se encuentra, desde mediados de septiembre en el país asiático.

Cuenta que han sido jornadas intensas, pero que aprovechó cada oportunidad para promocionar la cultura y los valores del pueblo boliviano.

“Ayudamos a familias afectadas por el tifón Mangkhut. Los concursos de belleza también son una herramienta para ayudar a la sociedad”, asegura. Por ello, dice que con corona o sin ella regresará y seguirá en su propósito de ayudar al prójimo.