Escucha esta nota aquí

Combatir la ocupación del espacio público y el desorden en los mercados es una tarea difícil y conflictiva para la municipalidad de Santa Cruz de la Sierra porque se enfrenta a grupos que concentran el poder político y la movilización en  las calles. Eso ha resaltado en el traslado de los comerciantes del mercado Abasto al nuevo Centro de Abastecimiento Mayorista, que generó resistencia de grupos de vendedores.  

 En medio del conflicto, el alcalde Percy Fernández mencionó el poder con el que cuenta este sector y del que algunos dirigentes intentan sacar ventaja. “¿Ustedes saben lo que significa tener el dominio de un montón de gremiales en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra? Es mucho poder, mucha fuerza. Queridos gremiales, no necesitan tener líderes que los clasifiquen, que los dividan, para eso está la municipalidad, que es de todos”, reflexionó Fernández. 

Percy cree que el grupo obedece consignas, pero que en este caso no son de partidos políticos, sino de dirigentes del sector.
En esa misma línea, la presidenta del Concejo Municipal, Angélica Sosa, ha salido a decir que en este conflicto se percibe que hay fines oscuros que con algún interés están malinformando y generando descontento. “Llamo a la reflexión a aquellos malos dirigentes”, dijo.

Jesús Cahuana es dirigente gremial y político desde hace más de 25 años.  Actualmente es concejal por UCS y está a favor del traslado del mercado mayorista. Según él, en el mercado Abasto hay unos 2.500 comerciantes, pero hay “un pequeño grupo que quiere volver político el plan de traslado de mercados de la Alcaldía”.

Cahuana, conocedor del poder de los gremiales en las calles, advierte la participación de Lucio Vedia, del MAS, en el conflicto. En su criterio, el masista busca obtener rédito para intentar recuperar espacios en el partido de Gobierno.

Para sustentar que existen cálculos políticos, Cahuana mencionó que los comerciantes son vistos como votos. En dos de los mercados más grandes de Santa Cruz  están asentados unos 6.400 comerciantes. En La Ramada son 4.200 gremiales y en Los Pozos, 2.200. El concejal estima que en la capital cruceña  hay cerca de 120.000 vendedores, incluyendo a los ambulantes, que representan votos directos, sin incluir a sus familiares.   

El exalcalde Pedro ‘Pillín’ Ribera recordó que Jesús Cahuana trabajó con  él cuando era dirigente y jefe de Acción Democrática Nacionalista (ADN), que fue uno de los primeros partidos en incorporar a los gremiales para sumar más votos, pero a costa de ceder espacios públicos en la ciudad. 

La versión fue ratificada por Cahuana. “Ellos (ADN) me invitaron para que sea candidato para diputado, pero estaba muy abajo en la lista porque no era del partido. Buscaban aprovecharse de que yo era dirigente  gremial”, señaló Cahuana, que en 1996 fue elegido concejal por UCS a invitación del líder del partido, Jhonny Fernández.

Cahuana reconoce que los políticos siempre han intentado ganar terreno en el sector gremial,  y “por eso siempre han estado divididos y son utilizados de acuerdo a los intereses de los partidos”.

No obstante, afirmó que la situación ha cambiado en los últimos años porque hay mejores condiciones e infraestructura de mercados, lo que disminuye la posibilidad de prebendas. Cahuana es consciente de que  su condición de concejal es una ventaja para conversar directamente con el alcalde Percy Fernández sobre las políticas de mercados. “Finalmente el gremial es parte de esta ciudad, vive en los barrios y el mercado es su fuente de trabajo”, apuntó.

Desde las asociaciones
Por su lado, el exalcalde y actual concejal Jhonny Fernández afirmó que el sector gremial es importante, como cantidad y como personas de trabajo y de servicios. El sector se maneja por asociaciones y federaciones, y los dirigentes alientan las expectativas a sus socios de concederles espacios para que se asienten y, por supuesto, cobran los aportes. “Por eso se multiplican los socios y el dirigente gana representatividad”, explicó Jhonny.

El líder de UCS recordó que cuando fue alcalde enfrentó dificultades  para el traslado de los ambulantes del mercado Los Pozos al Mutualista y lamenta que en posteriores gestiones no fue acompañado con un permanente control y vigilancia, pero que hoy continúan los mismos dirigentes que estaban cuando fue alcalde. Muchos de esos dirigentes se convirtieron en políticos.

Durante la gestión de Jhonny Fernández se produjo el traslado de la feria Barrio Lindo, de donde también surgió el concejal Róger Labardens, por el MNR.

Las bases los sustentan 
El exconcejal y dirigente gremial Róger Labardens también sostiene que usan al sector, incluso algunos políticos que quieren “revivir y mantenerse vigentes a costilla de la problemática del sector gremial”, cuestionó al referirse a la presencia de Vedia en la movilización. 
“Los políticos siempre han querido aprovecharse de los gremiales por la capacidad de convocatoria del sector. Somos utilizados hasta lograr sus objetivos y después somos olvidados”, complementó. 

En su caso, fue invitado por Percy Fernández como candidato a concejal en el anterior periodo, pero tuvo una mala experiencia porque lo apartaron del Concejo junto con los concejales disidentes. “Viví una situación adversa porque me llamaron, apoyamos, dimos el voto, y luego hasta me enjuiciaron”, dijo.

Labardens, en su calidad de dirigente de la Federación Departamental de Trabajadores del Comercio Minorista, que aglutina a 66 asociaciones, coincide con Cahuana en que en la capital cruceña  hay unos 120.000 gremiales. 

El exconcejal mencionó que las bases han sustentado para que su persona, al igual que Jesús Cahuana, Griselda Muñoz y José Luis Maturano, llegue a ocupar un lugar en el Concejo Municipal.

El concejal suplente del MAS José Luis Maturano indicó que el sector gremial es una de las organizaciones más grandes a escala nacional, y también tienen representación sindical, lo que despierta el interés de los políticos. 

Indicó que él llegó a ocupar un puesto en el órgano deliberante porque fue respaldado por varios mercados de la Asociación de Comerciantes Santa Cruz Auténtica.

Desde siempre
El exalcalde Pedro ‘Pillín’ Ribera recuerda que cuando estuvo al frente del ejecutivo municipal también  tuvo que pararse fuerte para ordenar Los Pozos, donde logró declarar cuarentena para limpiarlo. Y como en ese momento el municipio no contaba con los recursos de ahora, gestionó alianza con los comerciantes para que inviertan en ese centro de abastecimiento. “Había gente que me maldecía, pero no me importó, porque quería ordenar los mercados. A los ambulantes me los llevé hasta donde hoy es  el Mutualista”, afirmó.

‘Pillín’ Ribera cree que los gremiales, por el gran número que representan, se convierten, muchas veces, en “instrumento de presión callejera” porque son obligados a marchar por distintos temas. 

En criterio del municipalista y analista José Luis Santistevan, el poder del sector gremial ha resurgido en el municipio, y esto se nota por la representación política del concejal Jesús Cahuana, porque en la anterior gestión Labardens era suplente y no tuvo mucha llegada. 

Resaltó que Cahuana tiene como aliado a Jhonny Fernández, que lo llevó como candidato. Pero también cree que este resurgimiento también es debido a la falta de autoridad municipal y, principalmente, porque no se ejecutó el Plan de Desarrollo Estratégico Municipal, que establecía el ordenamiento de dos áreas centrales, que eran mercados y transporte.

Santistevan señala que hay un poder que siempre se irá reproduciendo. Recuerda que Pillín fue uno de los alcaldes más populares en el periodo de vuelta a la democracia y tuvo una participación gremial con Cahuana, como aliado.  “Los gremiales tienen una reproducción natural de poder porque son bastante. Es un poder consolidado, porque es de masas”.

No obstante, hasta el momento su poder no ha alcanzado para ganar la Alcaldía, pero están vigentes en el Concejo Municipal.