Escucha esta nota aquí

Que tu perro escarbe el jardín tiene varios significados que pueden estar relacionados a su estado de ánimo, su sexo o algunos trastornos.

En el caso de las hembras, lo hacen cuando inician la labor de parto para preparar el lugar donde darán a luz, cuando tienen un desarreglo hormonal o guardan restos de placenta después de tener a sus crías.

Según el veterinario Juan Manuel Lajara, citado por el periódico peruano El Comercio, los machos, en cambio, pueden rascar el suelo con las patas delanteras por alguna de estas razones: desean esconder algo, sienten el olor de algo que está bajo la tierra,  presentan un trastorno compulsivo, están desnutridos o si desean escapar del lugar.

Al contrario, si rascan la tierra con las patas traseras es señal de dominio. Por eso es probable que si dos machos se encuentran y empiezan a hacerlo, se preparen para una pelea.

Las razones de este hábito básicamente son por instinto, ya que es normal que quieran esconder un juguete o comida. Por la labor de parto o razones hormonales en el caso de las hembras y suele ser más frecuente durante los primeros años de su vida, tanto en machos como en hembras.

En resumen:
- Instinto. Rascar la tierra del jardín es una práctica normal de los perros para esconder un juguete o un alimento. Siempre tratarán de hacerlo sin que otros canes lo vean.

- Parto. Las hembras rascan el piso entre 15 y 20 días antes del parto para buscar zonas en las que puedan dar a luz. Lo hacen también en las alfombras, mantas o en sus propias camas.

- Juventud. La conducta puede presentarse desde la pubertad temprana, a partir de los 5 meses.