El comandante general de la Policía, Edgar Téllez, informó el martes que cinco efectivos policiales serán dados de baja y puestos a disposición de la justicia ordinaria por un caso de extorsión ocurrido en Santa Cruz.

"Hemos tenido un caso en Santa Cruz que involucra al personal dependiente del Distrito Policial 4 (DP4), donde se han visto involucrados dos oficiales y tres clases, todos ellos están siendo procesados por la unidad anticorrupción por el delito de extorsión, han extorsionado la suma de 1.000 dólares", dijo en conferencia de prensa.

Téllez informó que los oficiales serán procesados por el sistema disciplinario de la institución "en procura de se concluya con la baja de los oficiales", indicó.

De acuerdo con el boletín de la Policía, al cual tuvo acceso EL DEBER, el sargento Ramiro Toro denunció a cinco oficiales por extorsionar a su sobrino, Claus Toro, que presuntamente fue hallado en posesión de sustancias controladas, y le habrían pedido la suma de 1.000 dólares para dejarlo en libertad.