El fiscal general egipcio, Hisham Barakat, murió este lunes a causa de las heridas sufridas por la explosión de una bomba según informaron fuentes de seguridad.

El personal médico del Hospital Internacional Al Nozha, donde fue
ingresado tras el atentado, explicó que Barakat había sido
sometido a una intervención quirúrgica
debido a una hemorragia
interna.

La bomba estaba colocada dentro de un coche aparcado en la
avenida Emar ben Yaser, en el barrio de Masr al Gedida y junto a la
Academia Militar de El Cairo.

Tras el atentado, que causó además el incendio de dos vehículos, efectivos de la Defensa Civil y artificieros se desplazaron a la zona para determinar si hay otros artefactos explosivos.


Los atentados terroristas han aumentado en Egipto

Desde el derrocamiento militar en julio de 2013 del entonces presidente, Mohamed Mursi, se ha incrementado el número de atentados. El blanco de estos ataques ha sido principalmente los miembros del Ejército y la Policía egipcias.