Escucha esta nota aquí

Luego de casi siete años de haberse suscitado la denominada masacre de El Porvenir, en septiembre de 2008, ayer el exprefecto de Pando Leopoldo Fernández retornó a la ciudad de Cobija, donde una multitud de pandinos lo esperó con banderas y pancartas de bienvenida.

Fernández arribó a la capital pandina para la realización de la inspección ocular de la masacre de El Porvenir, que definió el Tribunal Sexto de Sentencia de La Paz, donde estarán presentes jueces y otros acusados. La inspección se realizará este lunes y martes en las poblaciones de El Porvenir y Tres Barracas, y el aeropuerto.

“Hay una inspección ocular, se visitarán los lugares donde se suscitaron los enfrentamientos y se realizará una inspección, no es una reconstrucción de los hechos, pero, sin embargo, consideramos que va a servir de mucho porque vienen los jueces y el Tribunal en pleno”, informó la hija del exprefecto Pamela Fernández.

‘El Cacique’, como era conocido el exprefecto, arribó a la capital pandina en una aeronave de Boliviana de Aviación (BoA), alrededor de las 11:00, proveniente de La Paz (ciudad donde enfrenta el proceso), y fue trasladado del aeropuerto Capitán Aníbal Arab hasta el hotel Victoria de Cobija en un vehículo blindado para evitar cualquier contacto con la gente, explicó la hija de Leopoldo.

Al bajar de la aeronave, Fernández se arrodilló y besó el suelo pandido, de inmediato dos policías lo levantaron y le pusieron un chaleco antibalas y después lo subieron a una camioneta que se lo llevó.

El ‘boom’ de las redes
Fotografías publicadas en las redes sociales dan cuenta de que la población de Cobija se organizó con pancartas y banderas que decían: "Leo, Pando no te olvida", para recibir al exprefecto que estuvo de gestión entre 2006 y 2008.

"Hubo un recibimiento espontáneo de la gente. Un contingente de policías no dejó que salga por el aeropuerto, lo recogieron debajo del avión en la misma pista, una movilidad blindada con vidrios negros para que nadie lo pueda observar", describió Pamela.

El exprefecto, de 63 años, se quedará en Cobija hasta el miércoles, cuando termine la inspección ocular, explicó su hija. Además de Fernández, también viajaron a Cobija otros acusados por este caso: Herman Justiniano, Marcelo Mejido y Evin Ventura.

El 11 de septiembre de 2008 se suscitó la muerte de 13 campesinos por enfrentamientos con funcionarios de la Prefectura y cívicos de Pando en el municipio de El Porvenir.

Tras los hechos, la justicia atribuyó la violencia a Leopoldo Fernández, quien fue detenido cinco días después, el 16 de septiembre, y fue acusado por los presuntos delitos de asesinato, terrorismo, homicidio, asociación delictuosa y lesiones graves y leves.

Desde ese entonces el exprefecto afronta el proceso judicial en la ciudad de La Paz, donde en un inicio fue recluido en la cárcel de San Pedro y actualmente goza de la detención domiciliaria. De acuerdo con su hija, la exautoridad padece de hipertensión arterial y poliglobulia,