Escucha esta nota aquí

La capital del Estado aún permanece con graves problemas de provisión de agua potable. Hasta el martes la distribución había alcanzado un 80% del total de la población, sin embargo aún hay barrios periféricos donde se está llevando el líquido elemento con cisternas.

Según señala radio La Plata, de Sucre, en base a las denuncias de los ciudadanos recogidas a lo largo de este martes e información de la empresa proveedora, un 20% de la ciudad aún permanece sin agua; los barrios más afectados se encuentran en la avenida del Ejército, Mesa Verde, Lajastambo y Alto Delicias.

El agua está llegando a estas zonas a través de siete cisternas, a pesar que se comprometieron doce, por lo que la provisión en los lugares afectados es lenta e insuficiente.

Vuelve la normalidad en el centro
?

En el resto de la ciudad el agua está llegando regularmente desde el lunes y, de a poco, se está recuperando la normalidad, especialmente en el centro de la ciudad donde está concentrada la mayor actividad de la urbe.

Los centros de salud fueron los más aliviados, uno de los episodios más impactantes tuvo que ver con el Hospital Santa Bárbara, que se vio obligado a llevar la ropa y sábanas de los enfermos hasta el río La Palma, a 25 kilómetros de Sucre, para ser lavada en esta vertiente.

También es el caso de los hoteles, que en su mayoría se encontraban llenos por el inicio de la época alta del turismo, y tuvieron que soportar las quejas de cientos de huéspedes que no podían ni siquiera bañarse.

Solución provisional

La Empresa Local de Agua Potable y Alcantarillado Sucre (Elapas) logró estabilizar el lunes el canal Ravelo, ducto afectado por un derrumbe que provocó el corte, sin embargo se trata de una solución provisional.

La empresa informó este martes, en declaraciones recogidas por radio La Plata, que una solución definitiva tardaría aproximadamente dos meses.

El agua está llegando a la planta de tratamiento de El Rollo y se espera que, de manera paulatina, empiece a llegar al 100% de la ciudad de Sucre, una vez esté cargada la red de agua.

Un problema que debe solucionarse

Los días de escasez revelaron la delicada situación en la que se encuentra la provisión de agua en Sucre. La población teme que esta situación se repita cada año durante la temporada de lluvias, lo que ha provocado la reacción de autoridades nacionales y locales.

La situación es aún más grave debido a que una deuda millonaria contraída por Elapas con el banco de desarrollo alemán KWF en 1989 ha hecho que la empresa se quede sin recursos para encarar un proyecto que garantice la provisión del líquido elemento sin inconvenientes en el futuro.

Morales compromete ayuda

El presidente Evo Morales estuvo este martes en Sucre y dijo que el Gobierno está dispuesto a ayudar en la ejecución de proyectos para solucionar los problemas que sufre la capital, “sea con la nueva Alcaldía y la Gobernación, podemos coordinar y compartir las inversiones", dijo.

Sin embargo Morales dejó claro que no ayudaría a que se condone la deuda que tiene Elapas, porque considera que si existió un compromiso este debe ser respondido por "dignidad". 

Elapas suscribió el 27 de febrero de 1989 y el 12 de agosto de 1994 un convenio crediticio por 52,8 millones de dólares destinados a proyectos de agua.

En días pasados, el alcalde de Sucre, Moisés Torres, pidió públicamente al presidente coadyuvar en la condonación de la deuda contraída hace 28 años atrás, además de un proyecto que consolide la conexión de agua desde el Río Ravelo y las vertientes de Cajamarca.

"Tenemos un compromiso los sucrenses de honrar una deuda, pero pido, presidente, que ya no nos sigan sometiendo al pago de esa deuda", solicitó Torres, en declaraciones recogidas por ABI.