Escucha esta nota aquí

Luego de haber permanecido seis meses sin nadie en el cargo, el Museo de Arte Contemporáneo cuenta con un nuevo responsable en la coordinación. Se trata del artista plástico y arquitecto Eduardo Ribera (Blue Box), que ayer asumió en la institución dependiente de la dirección municipal de Cultura, Patrimonio y Turismo.

Ribera trabajó un par de meses como apoyo en la institución en 2014, después de la renuncia a finales de julio de Silvia Ròzsa, que estuvo en ese cargo desde 2008. El artista manifestó su entusiasmo por concretar los proyectos que tiene en carpeta para esta gestión.

“Para mí es un desafío y una gran responsabilidad, porque Silvia Ròzsa hizo un buen trabajo. Yo trabajé con ella de cerca y fui testigo de lo mucho que hizo por el museo, desde conseguir auspicios hasta generar actividades. Entonces, espero estar a la altura”, expresó Ribera, que afirmó desconocer el presupuesto con el que encarará los proyectos de su plan; sin embargo, dijo que no es algo que le preocupa.

“Todo se puede conseguir, si hay las posibilidades. Sé que el presupuesto ya está armado, porque así estaba desde antes que Silvia renuncie, pero mis proyectos no necesitan un presupuesto elevado, son ideas que se pueden hacer con lo que tenemos”, añadió Blue Box.

Difusión
El plan de Ribera incorpora programas de actividades pedagógicas de difusión y de economía de arte con el propósito de acercar el museo a las necesidades de los artistas, impulsar la carrera de los recién egresados en la carrera de Artes, actualizar la educación de lenguajes artísticos e impulsar el uso de técnicas digitales.

En ese contexto, durante el mes de marzo, por vez primera se realizará el Primer Encuentro Anual de Artistas Plásticos con la finalidad de generar redes de trabajo y acercar las brechas generacionales entre los creativos. Asimismo, se realizará la apertura de la tienda de arte dentro de las instalaciones del Museo de Arte, generando una plataforma que estimule el mercado del arte y beneficie a los artistas, puesto que no se cobrará ningún porcentaje de la venta de las obras.

El nuevo coordinador ha planificado una curaduría para trasladar la colección permanente del museo a la Casa de la Cultura, mientras se aguarda por la ampliación de su infraestructura. “El museo ha quedado pequeño. El objetivo es que esta colección de 200 obras sea expuesta tres meses en todas las salas de la Casa de la Cultura”, dijo Ribera