Escucha esta nota aquí

La ONG británica Action Hunger (acción contra el hambre) ha instalado la primera máquina expendedora de comida y "otros objetos esenciales" para las personas sin hogar de Reino Unido, las cuales podrán acceder a ella de forma gratuita con una tarjeta.

Hay papas fritas, barritas energéticas y toallitas antibacteriales entre otras cosas

El primer lugar que cuenta con una de ellas es el centro comercial Broadmarsh de la ciudad de Nottingham, que acoge la primera de la treintena que la ONG pretende instalar en el país a lo largo de 2018. Las máquinas dispensan agua, fruta fresca, barritas energéticas, papas, chocolate y sándwiches, además de calcetines, toallitas sanitarias, crema antibacterias, cepillos y pastas de dientes, y libros.

"Las máquinas de Action Hunger brindan acceso a los más vulnerables de nuestra sociedad para saciar las necesidades más básicas: las del sustento", afirma la plataforma en su página web.

Una gran parte de la comida que ofrecen proviene de organizaciones de redistribución que buscan reducir el derroche de comida, mientras que el resto de objetos dependen de donaciones, los cuales serán introducidos en las máquinas a diario por voluntarios.

Las tarjetas, que permitirán sacar hasta tres elementos de la máquina al día, serán repartidas por organizaciones socias de la ONG. El creador y actual director de la ONG se llama Huzaifah Khaled y es un estudiante de Derecho, de 29 años y vecino de Nottingham, que desarrolló el proyecto mientras estaba haciendo un doctorado.

Khaled convenció al gigante de máquinas expendedoras "N&W Global Vending" para que le entregara un ejemplar valorado en 10.000 libras (unos $us 10.000). La ONG quiere expandirse más allá del Reino Unido durante el próximo año, con la instalación de otras máquinas en febrero en Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Seattle.

Un estudio del Departamento de Comunidades y de Gobierno Local del Reino Unido, lanzado en 2016, revela un incremento del 100 % de las personas sin hogar en los últimos cinco años. El informe se realizó a partir de las estimaciones de las autoridades sobre las personas que duermen en la calle en un sola noche y reflejó que se pasó de 2.118 sintecho en 2011 a 4.235 en 2016.