Los japoneses rendían homenaje este viernes a las víctimas del terremoto y el tsunami ocurridos hace exactamente cinco años, una catástrofe que dejó 18.500 muertos o desaparecidos y causó un accidente nuclear cuyos efectos siguen siendo visibles.

Pese al frío y la lluvia, miles de familias participaron con flores y velas en el homenaje en distintos puntos del noreste del país, azotado por el desastre.

A las 14:46 (1:46 hora boliviana) se observó un minuto de silencio en todo Japón, en el momento preciso en que hace cinco año se produjo un sismo de magnitud 9 frente a la isla principal de Honshu.

El emperador Akihito, la emperatriz Michiko, el primer ministro Shinzo Abe y otros participantes en la ceremonia de Tokio inclinaron sus cabezas en señal de homenaje.

"Japón ha recibido el regalo de tener una naturaleza hermosa, pero a veces puede ser peligrosa", destacó el jefe del Estado. "Nunca podremos olvidar las imágenes de ese muro de agua negra" cayendo sobre las ciudades destruidas por el tsunami, añadió.
?