Escucha esta nota aquí

Tras el escándalo suscitado por la decisión de la comparsa Pichones de destituir a Valeria Saucedo como reina del Carnaval cruceño 2016, el gobierno municipal tomó la determinación de retomar el control de la organización de la fiesta grande y de ratificar a Valeria como la soberana. Así lo manifestó ayer la presidenta del Concejo Municipal, Angélica Sosa, que acudió cerca del mediodía al Parque Urbano para visitar la Feria de Mujeres Emprendedoras y también para expresar su apoyo a la joven modelo, que también llegó al lugar acompañada de su madre. Un grupo de mariachis tocó la canción Viva Santa Cruz y la reina se puso a bailar. Recibió muchas muestras de cariño y de solidaridad. “Queremos decirle a Santa Cruz en nombre del gobierno municipal, del alcalde Percy Fernández, que Valeria Saucedo es la reina del Carnaval 2016”, expresó Sosa.

Indicó que se aprobará una ley para que la Alcaldía asuma la organización de la fiesta grande, en coordinación con las comparsas que deseen participar. El objetivo es que sea una fiesta inclusiva, abierta y respetuosa. “Vamos a darnos 30 días de plazo para hacer una ley justa; sabemos que el Carnaval es un patrimonio cultural nacional y vamos a recuperar las tradiciones; queremos trabajar con los comparseros y las personas que sepan. Haremos un Carnaval de lujo e inolvidable”, dijo Sosa.

El anuncio llega un día después de que la ACCC decidiera desconocer la decisión de los Pichones, que el viernes apartó a Valeria Saucedo del reinado para reemplazarla por Andrea Forfori. Joaquín Banegas, presidente de los comparseros, tomó la decisión de Sosa con buen ánimo y aseguró que la apoyará para normar la fiesta grande. Explicó que todos los años se trata de dirigir el Carnaval a un mejor rumbo, pero que lo sucedido ameritaba que se tomen medidas drásticas. “Los Pichones no midieron las consecuencias de sus decisiones”, criticó.

Sosa adelantó ayer que la ley municipal establecerá derechos, respetando principios, costumbres y tradiciones; así también se terminará con las concesiones. Actualmente, la ACCC tiene la concesión del corso grande y las precarnaveleras. La institución se encarga de conseguir el financiamiento. Tomando en cuenta que el presupuesto de Cultura es de menos del 1% de los recursos municipales, habrá que buscar auspiciadores para financiar el “Carnaval de lujo”, anunciado por la concejala.

¿Sin coronadores?
Para un alto funcionario de la Alcaldía, con lo que hay que acabar es el negocio en el que se había transformado el Carnaval. Cree que la falta de normas provocó el conflicto con la reina.

Ayer se conoció que Chabacos y Piltrafas, postulantes para 2017, pueden hacerse cargo de la coronación de 2016. Sin embargo, en la ACCC la idea es que la institución salve el problema. “Hay muy poco tiempo, son muchas actividades y ninguna comparsa podría asumir el desafío. Tenemos que hacerlo entre todos”, dijo un directivo. La idea cobra fuerza, tomando en cuenta que la Alcaldía se dará un mes para definir la ley del Carnaval y la fiesta grande es a principios de febrero