Escucha esta nota aquí

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, busca hacer reflexionar a la población sobre el medio ambiente y su protección. Con la frase “el cambio climático no es un problema para otra generación", anunció una reforma para frenar la contaminación.

Te presentamos las cinco claves para entender mejor el proyecto Plan de Energía Limpia:

1. Premios y castigos

Todos los estados tienen que presentar una versión inicial para limitar la contaminación de cara al año 2016 y hasta el 2018. Los estados que comiencen a tomar medidas serán premiados con créditos de reducción de carbono. Si los estados se niegan a presentar proyectos, la administración central  dará a conocer las medidas específicas de actuación.

2. En contra del plan

Las resistencias al plan de la Casa Blanca contra el cambio climático llegarán de la oposición republicana, de la industria del carbón y de los estados más dependientes de esa fuente de energía.

Según estima el New York Times, al menos 25 estados interpondrán una demanda conjunta contra el proyecto del Presidente y que las disputas acabarán ante el Tribunal Supremo.

3. Costo y beneficio

Los opositores han estimado que el costo será de miles de millones de dólares y que elevará las tarifas eléctricas de los ciudadanos. El Gobierno sostiene, en cambio, que estas normas significarán un ahorro para las familias de unos 85 dólares por año y aportarán beneficios adicionales para la salud.

4. Los países que más contaminan

Entre Estados Unidos y China emiten casi el 45% de las emisiones totales de dióxido de carbono del planeta. Le siguen, en orden de contaminación: Rusia, India, Japón, Alemania, Australia, Sudáfrica, Reino Unido y Corea del Sur.

5. De Kioto a París

El Protocolo de Kioto entró en vigor en febrero de 2005. Su objetivo era reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que causan el cambio climático. Estados Unidos, el principal emisor, rechazó incorporarse al protocolo firmado por 30 países industrializados.

En marzo de 2015, Estados Unidos formalizó con la ONU un acuerdo en el cual se comprometía a reducir sus emisiones entre un 26% y un 28% para 2015 y en reacción a los niveles de 2005.

Obama también firmó un acuerdo bilateral con China para reducir las emisiones de cada país y así aumentar la presión a otras naciones. Con ese acto, China aceptó por primera vez trabajar para detener el aumento de sus emisiones antes de 2030.

El último acto para la firma de un pacto global sobre la reducción de las emisiones de carbonos será la Conferencia Mundial del Clima de París, el 15 de diciembre de 2015, que pretende cerrar un acuerdo vinculante que evite que el calentamiento global sobrepase los dos grados centígrados.