Escucha esta nota aquí

¿Quién no se ha encontrado sin batería en el móvil y sin el cable adecuado para recargarla? Esto puede pasar a la historia con los cargadores inalámbricos existentes en el mercado, que esperan imponerse en 2015.

Durante el Mobile World Congress, la feria más importante del sector celebrada de lunes a jueves en Barcelona, estos artilugios recibieron un significativo impulso por parte de los grandes fabricantes como el surcoreano Samsung.

Samsung desveló en Barcelona su nuevo modelo fetiche, el Galaxy S6, con el que espera recuperar su dominio perdido con Apple. Una de sus grandes novedades es, precisamente, la posibilidad de ser cargado sin necesidad de cables en un tiempo reducido.

El gigante de los muebles sueco Ikea también desveló en Barcelona que en la primavera boreal de 2015 lanzará en Europa y Norteamérica una línea de mesillas de noche, lámparas y escritorios dotados de cargadores inalámbricos. Más adelante lo comercializarán en el resto del mundo.

Con este sistema, bastará con colocar el móvil sobre una base para que se recargue, ya sea por inducción o por transmisión de ondas. Eso sí, el dispositivo deberá estar equipado con un receptor adecuado.

Surcoreanos y suecos tomaron la solución Qi propuesta por un consorcio de 200 empresas. Según este consorcio, creado en 2008, este sistema es el más expandido en el mundo con puntos de carga en 3.000 hoteles, restaurantes, aeropuertos y espacios públicos. Además, asegura que más de 80 modelos de smartphones y 15 tipos de vehículos y accesorios están equipados con él.