Escucha esta nota aquí

Muchos rumores, confirmaciones y desmentidas circularon desde hace tiempo sobre el regreso de Charlie Sheen para el final de la serie televisiva "Two and a Half Men" ("Dos hombre y medio"), cuatro temporadas después de que un enfrentamiento con Chuck Lorre, el creador de la serie, terminara con su despedido.

La semana pasada se emitió el episodio final de esta famosa saga humorística norteamericana, que además de llevar a una conclusión de esta historia, fue también la última entrega del enfrentamiento público entre Sheen y la serie.

Todo el episodio final es construido como un gran insulto final a Charlie Sheen, en el que se sucedieron toda clase de chistes y referencias a los escándalos públicos del actor (drogas, prostitutas, excesos), aquellos que lo hicieron alejarse de la serie y pelearse con todos los involucrados.

El episodio titulado “Of Course He’s Dead” (Claro que está muerto) se revela que Charlie Harper estaba vivo (el video está en inglés).

Pero en lugar de aparecer Sheen, aparece otro actor de espaldas haciendo de Charlie Harper para ser aplastado por un piano, y luego mostrar al propio Chuck Lorre que menciona la frase característica de Charlie Sheen ("Winning") y es, a su vez, aplastado por otro piano.

Opinión de Sheen

Ante el final, el sitio especializado en farándula estadounidense TMZ decidió preguntarle su opinión a Sheen. "No me importa, no me importa si vive o muere", respondió entre risas el actor sobre Lorre.

"Para llegar a eso, a esa inmadurez, completamente involucionado y así de estúpido... En mi cara, ¿en verdad? Debes sentirte seguro. Debes sentirte seguro en tu casa", agregó Sheen.

Entrevista con Charlie Sheen,

Charlie Sheen
,

Rencor por el actor

Chuck Lorre antes había dicho que “no había rencores”, que estaba agradecido por los años en que trabajaron juntos, y que el final honraría ambas épocas de la serie: la era Charlie Sheen y la era post Charlie Sheen.

Pero el episodio demuestra lo contrario, una secuencia que quedará entre lo más delirante, megalómano y autoindulgente de la historia de la televisión.

Por alguna misteriosa razón, Lorre creyó que era una buena idea terminar la serie con la muerte simbólica del conflicto que lo enfrentó con el actor, pensando que estaba haciendo el gran chiste final, pero dejando en claro que el resentimiento y la bronca contra Sheen siguen presentes.