Escucha esta nota aquí

La mandataria brasileña, Dilma Rousseff, recibió ayer el presidente electo de Argentina, Mauricio Macri, con quien acordó "observar con atención" el desarrollo de las elecciones legislativas del domingo en Venezuela e instar a la Unión Europea a negociar un acuerdo comercial con Mercosur. El mandatario electo argentino pidió “desideologizar” el bloque regional.

Macri inició su primer viaje al exterior como presidente electo de Argentina en Brasilia, donde fue recibido por Rousseff en el Palacio presidencial de Planalto para una reunión que se extendió durante poco más de una hora.

Uno de los asuntos tratados, según dijeron fuentes brasileñas y confirmó el propio Macri, fue la situación de Venezuela frente a las elecciones parlamentarias que se celebrarán el domingo próximo.
En una rueda de prensa ofrecida en la propia sede del Gobierno brasileño, Macri bajó el tono de sus declaraciones con relación a Venezuela y evitó alusiones a su intención de pedir que Mercosur sancione a ese país por una supuesta falta de libertades y la situación de los presos políticos, a lo que Rousseff se ha opuesto.

Sin embargo, declaró que sus posiciones no son tan lejanas. "No siento que tengamos posiciones tan encontradas", pues "ambos tenemos compromisos muy firmes con la democracia", declaró Macri.
También dijo que con Rousseff observarán "con atención lo que pase el domingo y los días posteriores" y analizarán el resultado del proceso electoral venezolano en una reunión que tendrán el próximo jueves en Buenos Aires, en el marco de su toma de posesión.
Macri abogó en San Pablo por una "desideologización" del Mercosur e instó a los socios del bloque a caminar hacia objetivos "concretos"