Escucha esta nota aquí

Claudia Égüez Algarañaz (42) consiguió la atención que buscaba. Llorando relató que los cuatro meses de detención que cumplió su esposo, el exgobernador de Beni Carmelo Lens, están devastando su hogar. Y es que ayer, la cara de pena de María Celeste Lens, de 11 años, la menor de sus tres hijos, hizo que decida raparse su larga cabellera castaña como una medida de protesta para exigir la liberación del líder opositor de Beni.

“A mi esposo le iniciaron un juicio, pero está preso en Mocoví por un tecnicismo, hace cuatro meses no tenía carné de abogado, pero ya lo obtuvo. Deben liberarlo, pero le han suspendido seis audiencias”, dijo Égüez, quien pide que las investigaciones y el juicio contra su esposo sigan, pero que se cumpla la ley.

El exgobernador Lens es sindicado de recibir un jeep del exsubgobernador de la provincia Cercado Luis Enrique Monasterio, como dádiva a cambio de financiamiento para la ejecución de obras. Ubicado por Interpol en Estados Unidos, Monasterio hoy está prófugo de la justicia boliviana.

Ya rasurada, cuestionó el rol de la justicia a la que llama ‘cáncer’. Pidió al presidente Evo Morales que envíe una comisión de observadores el lunes a Trinidad para la audiencia de Lens, en donde espera el regreso de su esposo a casa