Opinión

OPINIÓN

Noticias falsas, importancia de saber de qué se tratan

El Deber 1/7/2018 04:30

Escucha esta nota aquí

Estar informado, saber lo que pasa, se ha vuelto una necesidad para la gente; los medios llamados formales se están adaptando rápidamente para disputar espacios en ‘la web’, predominantemente en los espacios de Google y Facebook y recientemente en WhatsApp; ahí deben competir, en contenido, calidad y certidumbre, con cientos o miles de ‘medios virtuales’ que intentan hacerse nombre en el periodismo y, por supuesto, disputar las ‘tortas publicitarias’.


Parto de la sana idea de que todos los medios están dispuestos a competir legalmente, informando lo cotidiano, dando a conocer hechos verídicos o investigaciones que buscan descubrir o destapar aquello que ‘alguien’ (puede ser el poder político, una empresa u organizaciones que no siempre son transparentes en su accionar) quiere tapar o evitar que se conozca, o, haciendo ambas cosas.


Para dar una idea de su importancia, en Buenos Aires (Argentina) tuvo lugar el tercer encuentro del consorcio de medios, en el mismo se abarcaron los problemas y desafíos que afronta el periodismo en la actualidad: calidad, fake news y publicidad . 


Fake news, ¿qué significa ese término poco conocido? Porqué los CEOS de medios consideran de capital importancia tratar sobre ello en su reunión? 


Veamos: las fake news presentan, dan a conocer o distribuyen noticias falsas como si estas fueran reales y, casi siempre, tienen la intención de hacer daño al periodismo o medios serios y a los periodistas, con el objeto de quitarles credibilidad o de influir en la comunidad con alguna cosa que puede surgir tras de su irradiación; el tema ‘a tapar’ puede surgir inmediatamente o no tan rápido; los ejecutores determinarán el momento de su actuación. 


Aunque cueste creer, las noticias falsas no son improvisadas, son ‘productos’ que tienen un trabajo detrás, es decir que siguen una dirección; son considerados trabajos seudoperiodísticos (imitación de periodismo, parecido, engañoso o falso) que logran ser difundidos en uno o varios medios, de cualquier tipo, abiertos, de cable o en la web y tienen la intención de engañar y desinformar; cuando decimos que son ‘trabajadas’ específicamente con el fin de dañar, de mentir, de distorsionar, nos permitimos hablar de ‘producciones o trabajos bien elaborados’. No debe confundirse una noticia falsa con informaciones erróneas que pueden publicarse de buena fe y que no tienen la intención de causar daño o desinformar; en este último caso, no hay intención deliberada de engañar, así sea que lo haga o confunda a los lectores, escuchas o a quien las ve.


El objetivo de las noticias falsas es dañar la credibilidad de un tercero, (persona física o no) en beneficio propio (políticos, empresas, medios, marcas); esa parece ser su misión; se anota la palabra “parece” porque no se conoce de nadie que así lo haya asegurado. La metodología no es nueva, sea cual fuere el medio usado, siempre existió la propagación de estas “noticias”; la diferencia es la tecnología; ahora se busca actuar sobre medios con mayor llegada o  masividad, de ahí la importancia que tienen las personas que ‘consumen web o redes sociales’ para los propagadores de las mismas. 


La importancia del término para el periodismo y los estudiosos: fake news: la expresión fue elegida ‘Palabra del Año 2017’ por el Diccionario Collins, y la sexta candidata a ‘Palabra del Año 2017’ de la Fundéu BBVA.


 Las noticias falsas están íntimamente relacionadas con otro término de reciente inclusión en diccionarios de diversas lenguas: posverdad, que es considerada una “distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales (http://dle.rae.es/?id=TqpLe0m) Ver: “El prestigioso diccionario inglés de Oxford distinguió el término en 2016 con el título honorífico de palabra del año”. 


La intención de este trabajo es, una vez conocidas las motivaciones y definiciones, acercar al lector algunas “claves” para detectar las “fake news” o “noticias falsas”; eso lo vamos a hacer en la entrega del domingo que viene.