Escucha esta nota aquí

Una plataforma de la petrolera estatal Pemex en el Golfo de México vivió una emergencia la madrugada de este miércoles por una explosión e incendio que causó la muerte de al menos cuatro trabajadores, heridas a otros 16 y motivó la evacuación de 300 empleados.

Ocho barcos cisterna fueron desplegados en la zona marítima, ubicada frente a la península de Yucatán, para controlar las llamas que alcanzaron varios metros de altura.

"Lamentablemente se confirma el fallecimiento de 4 trabajadores por el accidente ocurrido este miércoles en la plataforma Abkatun A-Permanente", dijo Petróleos Mexicanos (Pemex) en un mensaje de Twitter.

La empresa también ha informado de 16 heridos por el accidente, dos de ellos de gravedad.

La petrolera señaló que el primer trabajador que falleció era un empleado de Cotemar, una empresa contratista de Pemex, mientras que entre los heridos hay personas que trabajan para la petrolera mexicana así como para otras firmas que le prestan servicios, añadió el texto.

Unos 300 trabajadores de la plataforma Abkatun Permanente tuvieron que ser evacuados durante la madrugada y trasladados a otras plataformas de la Sonda de Campeche, un área marítima con una importante actividad petrolera.

El incendio se originó en el área de deshidratación y bombeo de la plataforma por motivos todavía no aclarados. Pemex no ha informado si el accidente provocó algún derrame de crudo.

Elementos de la Armada mexicana y de Pemex están atendiendo la emergencia, informó de su lado la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos (ASEA), que investiga los motivos del incendio.

Tragedia en medio de la crisis 

En un comunicado, Greenpeace recordó que el incendio del miércoles sucede a días de que se cumpla el quinto aniversario del derrame petrolero de la plataforma Deepwater Horizon en el Golfo de México, a 80 km de la costa de Nueva Orleans (EEUU), que causó 11 muertos y se convirtió en el peor desastre ambiental de la historia de Estados Unidos.

Este nuevo incidente en México "pone en evidencia una vez más que la apuesta por el petróleo es equivocada desde cualquier punto de vista", reclamó la organización ambiental.

México, que recibe de Pemex más del 30% de sus ingresos fiscales, está duramente afectado en la actualidad por el desplome de los precios del petróleo, que forzó al gobierno a hacer un fuerte recorte presupuestal.

La crisis por la caída de los precios del crudo llegó poco después de que el país promulgara en 2014 una histórica reforma energética que abrió la puerta al capital privado en la explotación de crudo, una actividad que por más de siete décadas estuvo reservada a Pemex.

La iniciativa también está destinada a la modernización de Pemex, que sigue sin poder frenar la caída de su producción de crudo desde los 3,4 millones de barriles diarios de 2004 a los 2,36 millones del cuarto trimestre de 2014.