Escucha esta nota aquí

Desde diciembre, tres súbditos brasileños han sido victimados a tiros en San Ignacio de Velasco. Luciano Marcal da Silva (43), el 17 de diciembre de 2017; Reginaldo Nascimento Santos (29), el 13 de junio de este año; y Leticia Oliveira Souza (22), el anterior domingo. Además, en noviembre, el brasileño Luis Enrique Neves fue baleado pero sobrevivió.

Esta situación preocupa a las autoridades, que reclaman mayor control migratorio, como el presidente cívico ignaciano Rony Justiniano, quien dijo que estos hechos evidencian la falta de control migratorio. “En San Ignacio hay brasileños buenos, que radican o que ingresan a visitar y la Policía los conoce, pero hay que controlar a las ‘caras nuevas’ que llegan y no se sabe a qué se dedican”, sostuvo el cívico.

La responsable de Migración en San Ignacio, Lizzeth Córdoba, manifestó que la mujer brasileña asesinada, su novio herido Maikol Douglas Acosta y sus tres acompañantes, no tienen registro de ingreso al país. Agregó que por la vasta frontera es difícil un control estricto por la falta de personal y de medios logísticos, pero que sí se lo hace en los hoteles y residenciales.

A su vez, Iver Rojas, jefe de Migración en San Matías, que tiene su oficina en la EPI a 7 km de la frontera,
indicó que el Ejército hace el control a vehículos pero no a personas en el paso de frontera.

Los tres brasileños que salieron ilesos del tiroteo luego de declarar quedaron libres y el herido está con custodia policial.

Por su parte, el jefe provincial de la Felcc, Fernando Moscoso, dijo que el cuerpo de la joven fue llevado a Santa Cruz para la autopsia y luego sus familiares lo trasladaron a su país.