Un fuerte dispositivo de seguridad fue montado dos cuadras a la redonda de la 'Casa grande del pueblo', en la ciudad de La Paz. Sin embargo, eso no evitó que algunas plataformas del 'Bolivia dijo No' lleguen al sector.

Una marcha de la Central Obrera Boliviana (COB) junto al ministro de la Presidencia dio lugar al inicio del acto central de entrega de la colosal infraestructura, que costó cerca a 240 millones de bolivianos y que albergará a cinco dependencias de Estado.

Cientos de funcionarios públicos, militantes del MAS e integrantes de organizaciones sociales llegaron hasta plaza Murillo para presenciar la inauguración, en medio de gritos ensordecedores de respaldo a la repostulación del jefe de Estado.

El momento en que Evo destapó la plaqueta del 'nuevo palacio':

Algunos globos con el símbolo del 21F fueron soltados en el atrio de obra que reemplazará al actual Palacio Quemado. Otros colectivos ciudadanos se quedaron en alrededores para evitar hechos de violencia, ante la efusividad de los militantes del oficialismo.

El Gabinete en pleno llegó a la entrega de la Casa Grande, además de representantes del cuerpo diplomático, mientras que opositores mantienen sus críticas a la edificación que cuenta con jacuzzi, sala de masajes, gimnasio y helipuerto para el primer mandatario.

Así comenzó la inauguración del edificio: