Opinión

... Cara a cara

El Deber 15/11/2018 04:00

Escucha esta nota aquí

Comenzaron las lluvias y el Gobierno considera que en las próximas semanas el fenómeno El Niño golpeará a Bolivia. Hay algunas regiones declaradas en alerta, por lo que será fundamental el monitoreo de la crecida de los ríos y el estado de las vías. El agro también tiene que comenzar a tomar previsiones para evitar grandes daños. La administradora de carreteras debe esforzarse por atender las emergencias que surjan, mientras que las alcaldías tienen que alistar las brigadas de asistencia a los barrios. El Gobierno asegura que hay suficientes alimentos almacenados y que está preparado para el embate de este fenómeno climático. La convocatoria a una reunión interinstitucional puede ayudar a coordinar medidas preventivas y de reacción inmediata.

Como ocurrió antes, la Asamblea de la Conferencia Episcopal acaba de terminar con un pronunciamiento en el que los obispos reclaman el respeto a la libertad de expresión de las personas y a la democracia, considerando que existen intenciones de vulnerar el mandato popular y la Constitución. No estuvo el cardenal en esta cita, pero el clero mantiene su voz firme, a pesar de que el Gobierno minimiza sus mensajes o los atribuye solo a la élite católica. La voz de la Iglesia es altamente influyente en los templos de una nación mayoritariamente creyente.

Numerosos comerciantes han pedido al alcalde nuevos espacios para construir mercados y la refacción de algunos. Antes de autorizar lo que demandan, será necesario evaluar el alcance del ordenamiento de vendedores que pronto cumplirá un año y que sigue todavía cada semana con contratiempos importantes.