La calle Jorori escenario en el que cada miércoles y sábado se instalan los comerciantes informales, denominados "mañaneros", ha vuelto a ser ocupado por ellos pese a la oposición de vecinos y la prohibición de la Alcaldía.

Este miércoles esta vía amaneció repleta de comerciantes, inclusive, encima de los montículos de tierra que vecinos habían echado para evitar que se asienten.

Después del enfrentamiento entre gremiales y gendarmes, a las 19:00 del martes, los vendedores ingresaron al lugar y cortaron los alambres de púa que también se había puesto para detenerlos.

EL DEBER registró imágenes en la que se observa cómo los "mañaneros" pagan 2 bolivianos por vender desde las 3:00 hasta las 9:00.

Decenas de guardias municipales vigilan a lo largo de la calle Jorori. El tránsito en la avenida Cumavi y demás vías es normal.