Escucha esta nota aquí

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible aprobada en las Naciones Unidas en septiembre "debe garantizar que se respeten los derechos de los pueblos indígenas" en todos sus objetivos, dijo  el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

El alto funcionario asistió este sábado en Bolivia a la II Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático, ante cuyos asistentes defendió que "los pueblos indígenas no deben quedar excluidos".

"Cuando pongamos en práctica la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, debemos hacerlo teniendo en cuenta la cultura y de manera tal que satisfaga las necesidades de los pueblos indígenas y su concepción del bienestar", dijo Ban.

Según el último censo general, realizado en 2012, el 40 % de la población de Bolivia pertenece a alguna de las 36 etnias indígenas reconocidas en la Constitución boliviana..

Los pueblos indígenas, subrayó, "se cuentan entre los más vulnerables y marginados del mundo" a pesar de que "su historia, tradiciones, lenguas y conocimientos integran la base misma del patrimonio de la humanidad".

"Tenemos mucho que aprender de los pueblos indígenas en nuestra búsqueda de soluciones" contra el cambio climático y por la gestión sostenible de los recursos de la Madre Tierra, consideró Ban. Entre los problemas de los indígenas, citó "el acceso insuficiente a la educación, el saneamiento y la vivienda, la falta de atención prenatal y la violencia generalizada contra la mujer".

"Los pueblos indígenas suelen ser los más pobres de su país. En muchas naciones está aumentando la brecha de la pobreza entre los grupos indígenas y los que no lo son. Esto es inaceptable", opinó.

Además, Ban Ki-moon lamentó que habitualmente "no se consulta como se debiera a los pueblos indígenas en los proyectos que se llevan a cabo en sus territorios y que afectan su entorno y sus medios de vida".

En Bolivia, el Gobierno de Evo Morales ha protagonizado polémicas en este sentido en varias ocasiones, como cuando en 2011 quiso imponer la construcción de una carretera que atravesara el Territorio Indígena Parque Natural Isiboro Securé (Tipnis), y los indígenas que allí viven marcharon dos veces cientos de kilómetros hasta La Paz en rechazo al proyecto.

Este año Morales, de etnia aimara, también debió encarar el repudio de líderes indígenas a la decisión de su Ejecutivo de permitir la exploración de hidrocarburos en parques naturales protegidos, algunos habitados por las etnias.