Escucha esta nota aquí

El ministro de Culturas y Turismo, Marko Machicao, entregó ayer en el municipio de Tarabuco el certificado de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), que declara Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad al pujllay y al ayarachi, máximas expresiones de la cultura yampara de Bolivia.

"Tenemos que garantizar la promoción turística de nuestro pujllay y nuestro ayarachi para que se conozcan a internacionalmente y, sobre todo, lo conozcan los bolivianos; es una tarea pendiente que demanda a todas y todos", afirmó Machicao, en un acto público.

Detalles de la fiesta
Por su parte, el alcalde de Tarabuco, Gregorio Ignacio, dijo, en lengua quechua, que se erigió una imponente pucará y se realizó un ritual en honor a los guerreros yamparas que murieron trágicamente en la Batalla de Jumbate.

Esta torre o pucará se armó en la explanada de un campo deportivo en la parte sur de Tarabuco (Chuquisaca) y consistió en una escalera de más de 12 metros muy bien elaborada con hortalizas, frutas, bebidas alcohólicas y carne. Más de 40 grupos autóctonos y cuatro folklóricos bailaron.

El pasante de la fiesta de Tarabuco fue el gobernador de Cochabamba, Edmundo Novillo, que por motivos de salud no asistió a ese evento cultural, mientras que el alférez de la pucará fue el gobernador de Chuquisaca, Jaime Cárdenas.

Tinte internacional
El 26 de noviembre el pujllay y el ayarachi, danzas y músicas de la cultura yampara, de los municipios de Yamparáez, Presto, Zudáñez, Icla, Sopachuy y Trabuco, se anotaron en la lista de Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.

Ayer, residentes bolivianos bailaron el pujllay en el Carnaval de Mujeres de París y se apoderaron del centro histórico, terminando su recorrido frente a la Alcaldía aplaudidos por los turistas