Escucha esta nota aquí

El alcalde de Warnes, Mario Cronenbold, desmintió la afirmación que hizo el periodista argentino, Martín Liberman, de que asistió a la inauguración del estadio Édgar Peña Gutiérrez – en febrero de 2016- para jugar un partido y conducir, de forma gratuita el evento. El burgomaestre afirmó que le pagaron 8.000 dólares, además resaltó que lo llamaron de “casualidad” ya que la primera opción era Ariel 'Burrito' Ortega, que no pudo llegar.

Cronenbold salió a aclarar la mañana de este viernes, ya que Liberman dijo que vino a Santa Cruz “al cero (que no le pagaron nada)” porque estaba contratado para otra cosa. “Me sumé a la causa, pidiendo el mar para Bolivia”, cuenta el argentino, ya que ese día utilizaron camisetas verdes y blancas, con la leyenda “Sí”, pero la autoridad del municipio del norte remarcó que “no vino gratis” y que si hubiera sido así, todas las inauguraciones de obras salieran en Fox.

El trato con Liberman era que le haga una nota a Cronenbold y otra al presidente del Estado, Evo Morales, para ser emitida en la cadena de televisión. “Les puedo mostrar la foto (del momento de la emisión) y el comprobante del depósito, pero repito, no vino gratis”, remarcó Cronenbold. La molestia de la autoridad es notoria, ya que indica que el periodista recibió las atenciones necesarias y ahora “que diga que somos mediocres, que somos paracaidistas (se lo dijo a Lampe cuando llegó a Boca)” no es un criterio adecuado, remarcó.

Polémica

El argentino publicó una frase en su cuenta de Twitter que causó revuelo, ya que no explicó el contexto de su calificativo. “Sería una locura que un paracaidista (Lampe) por más bueno que sea, aparezca en la semifinal”, publicó Libermann, pero recibió bastantes críticas en cuestión de minutos. Además intercambió fuertes comentarios con dos comunicadores del país José Pomacusi y Fernando Nürnberg, todo a través de la red del pajarito.