El Senado chileno aprobó este miércoles, al final de una maratónica sesión, el fin del sistema electoral binominal heredado de la dictadura de Augusto Pinochet, que permitía una sobrerrepresentación de la derecha chilena.

"Esto permite terminar con un sistema electoral único en el mundo", celebró el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo.

La aprobación se logró después de múltiples intentos fallidos por reformar el sistema instaurado por la dictadura de Augusto Pinochet en 1980, y que ha permitido una histórica sobrerrepresentación en el Congreso de la derecha y la exclusión de las minorías políticas, como los partidos comunista y humanista.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, dijo que la aprobación por el Senado del fin del sistema electoral binominal heredado de la dictadura de Augusto Pinochet es un "avance enorme".

La derecha cuestiona la modificación 

Mientras Bachelet se congratuló por el hecho de que un "anhelo tan esperado y tan necesario" para renovar la política chilena, la derecha, en la oposición, consideró que la nueva normativa distorsionará la igualdad del voto y favorecerá las opciones electorales del oficialismo.

Bajo el sistema binominal se elegían dos cargos parlamentarios por distrito o circunscripción y para obtener ambos, una lista debía contar con el 66,6 % de los votos. La modificación aumenta de 120 a 155 el número de diputados y de 38 a 50 el de senadores, el cual debe ahora cumplir un trámite en la cámara baja antes de convertirse en ley.

Además se aprobó una norma que permite que en las elecciones de diputados y senadores, al interior de cada pacto electoral, los partidos políticos puedan asociarse con candidatos independientes.

El sistema, único en el mundo, dividía el país en distritos electorales donde se elegían dos representantes inscritos en listas electorales. Para que los dos candidatos de una lista fueran elegidos, debían doblar a la otra en cantidad de votantes. Si no conseguían doblar la votación, resultaba electo un candidato de cada lista. Así muchas veces fueron elegidos parlamentarios que habían obtenido el tercer lugar en número de votos.