Escucha esta nota aquí

El derechista Jair Bolsonaro se colocó a 12 puntos por encima del izquierdista Fernando Haddad, a dos días de las elecciones generales con mayor incertidumbre de la historia de Brasil.

De acuerdo con la encuesta elaborada por la firma Datafolha, Bolsonaro ganaría los comicios con un 56% de los votos válidos frente al 44% que obtendría Haddad, sucesor del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

De esta forma, la diferencia entre los dos aspirantes a la Presidencia de Brasil se ha reducido seis puntos, con respecto al sondeo de Datafolha divulgado la semana pasada, cuando atribuyó un 59% para el capitán de la reserva del Ejército y un 41% para el exministro de Educación.

Este resultado considera apenas los votos válidos, excluyendo los nulos, blancos y los votantes indecisos y confirmó la tendencia reflejada en la encuesta del Instituto Ibope, divulgada el martes y que también redujo las distancias y constató una diferencia entre ambos de 14 puntos.

Al incluir todo el universo electoral, Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985), pasó del 50% al 48% de los apoyos, mientras que Haddad creció del 35 % hasta el 38 %.

Por otro lado, un 8% de los encuestados afirmó que anulará o votará en blanco y otro 6% no supo qué responder.

En cuanto al índice de rechazo, un 52% manifestó que no votaría “de ninguna manera” por Haddad, lo que supone una caída de dos puntos con respecto a la semana pasada, mientras que un 44% dijo lo mismo de Bolsonaro.

Haddad denunció ayer ante representantes de la Organización de Estados Americanos (OEA) la propagación de noticias falsas durante la campaña electoral, mientras que el ultraderechista Jair Bolsonaro intentó hacerle un guiño a los inversores.

Favorito de cara a la segunda vuelta electoral del domingo, el abanderado del Partido Social Liberal (PSL) reforzó su mensaje al mercado y prometió una reactivación de la inversión extranjera para combatir los altos índices de desempleo del país.

“Los países con más libertad económica en el mundo tienen tasas bajísimas de desempleo, seguiremos este rumbo, crearemos empleo como nunca, el norte y el nordeste crecerán, el sur, el sudeste y el centro-oeste volverán a crecer... ¡Brasil será una gran nación!”, subrayó.

Su rival en las urnas advirtió que la victoria del ultraderechista supondrá un “salto al abismo” para el mayor país de Sudamérica, sumergido en una agresiva campaña marcada por los ataques entre ambos candidatos y la divulgación de noticias falsas.

La Policía brasileña abrió una nueva investigación para determinar si empresas tecnológicas han diseminado mensajes difamatorios en redes sociales contra ambos candidatos.

Paralelamente, el Tribunal Superior Electoral inició una investigación a pedido del PT que indaga si empresas financiaron la compra masiva de mensajes falsos para beneficiar a la campaña de Bolsonaro, como reveló el diario Folha de Sao Paulo.

Sin hacer alusiones directas, la jefa de la misión de la OEA, Laura Chinchilla advirtió sobre el discurso “que tiende a dividir e incentivar la violencia política” e invitó a los candidatos a emplear un “tono constructivo que pueda contener cualquier manifestación de violencia”.

La exmandataria costarricense reiteró que la OEA corroboró el normal funcionamiento de las urnas electrónicas durante la primera vuelta, después de que su fiabilidad fuera puesta en duda por el propio Bolsonaro.

La propia Justicia electoral ordenó ayer que sea retirado de la internet un video en el que el ultraderechista advertía sobre un posible fraude en las urnas.

“Las críticas son legítimas y vivimos en un Estado de Derecho, pero las críticas que buscan debilitar a la Justicia electoral, y sobre todo restarle credibilidad ante la población, deben tener un límite”, declaró la presidenta de la corte electoral, Rosa Weber, al anunciar la decisión.

LA OEA EXPRESA PREOCUPACIÓN POR LAS ‘FAKE NEWS’

La jefa de la misión observadora de la OEA para las elecciones presidenciales en Brasil, Laura Chinchilla, consideró ayer que el fenómeno de las noticias falsas durante la campaña “tal vez” no tenga “precedentes” en ninguna democracia del mundo.

“Es la primera vez en una democracia que estamos observando el uso de WhatsApp para poder difundir masivamente noticias falsas como en el caso de Brasil”, alertó la expresidenta de Costa Rica en declaraciones a periodistas en San Pablo.

Chinchilla se reunió con el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, quien presentó una serie de denuncias sobre violencia política, divulgación de noticias falsas y financiación ilegal.

La OEA, afirmó Chinchilla, ha tomado nota de las acusaciones, y las ha transmitido a las autoridades electorales.