Escucha esta nota aquí

La imagen bucólica pintada en las novelas y en la serie "La familia Ingalls", también llamada "La casita de la pradera", está lejos de parecerse a la dura vida de los pioneros, según una autobiografía de Laura Ingalls Wilder que arrasa en Estados Unidos.

El libro "Pioneer Girl" (Joven pionera) es el "primer borrador escrito por Laura Ingalls Wilder, alentada por su hija Rose, que fue luego editado y novelado", explicó Nancy Tystad Koupal, directora de la editorial Sociedad histórica de Dakota del Sur.

Publicada en noviembre pasado, esta edición documentada --que encuentra un público cada vez más amplio-- muestra sin artificios la aventura de los colonos que conquistaron el oeste en búsqueda de una nueva vida y que en muchos casos los puso al margen de la ley.

En cambio, "La familia Ingalls" relataba en un estilo romántico la vida en lo que es hoy el mediooeste estadounidense, en base al libro de Laura Ingalls Wilder, en una serie de 11 tomos, publicada entre 1932 y 1943.

Esta larga novela fue luego adaptada para la televisión por Michael Landon en 1974 y la serie de 205 episodios se extendió a nueve temporadas.

Muchas de las situaciones presentes en "Pioneer Girl" fueron retiradas de las adaptaciones, porque fueron consideradas demasiado violentas. En la vida real, Laura Ingalls cuidaba a una mujer enferma, cuyo marido, en estado de ebriedad, había intentado violarla.

Koupal cuenta que la familia Ingalls no era rica. Tenían pocos recursos y no eran dueños de su casa. Vivían en apartamentos que el padre de Laura no siempre podía pagar. "En una ocasión, la familia debió huir en plena noche para no pagar el alquiler", agrega Koupal.