Escucha esta nota aquí

El misterio sobre si el presunto cerebro de los atentados de París figura entre los muertos durante un asalto policial a un apartamento de un suburbio de la capital seguía sin dilucidarse este miércoles por la noche.

En la operación llevada a cabo en Saint-Denis, al norte de París, fueron detenidas ocho personas y al menos otras dos murieron, informó el fiscal a cargo de la investigación de la matanza del viernes.

"Un nuevo equipo de terroristas fue neutralizado y todo permite pensar (...) que este comando podía pasar al acto" y cometer un atentado, agregó François Molins.

Unos 110 policías de élite, de los que cinco resultaron heridos, lanzaron el asalto de madrugada en pleno centro de Saint-Denis en busca del presunto cerebro, el belga Abdelhamid Abaaoud.

Este yihadista de 28 años, conocido también como Abu Omar al Baljiki ("el belga"), fue en 2013 a Siria. Un año después burló los servicios de inteligencia viajando a Europa para preparar atentados en Bélgica, que fueron desbaratados.

La operación duró siete horas y paralizó el barrio. "Parecía que estábamos en guerra", contó Hayat, una testigo de 26 años.

Los muertos son una mujer que estaba dentro del inmueble y detonó su chaleco de explosivos -algo sin precedentes en Francia- y un hombre con el cuerpo "acribillado de balas" hallado entre los escombros.

El edificio podría derrumbarse, lo que complica el trabajo de los investigadores. Como consecuencia, el fiscal dijo que no podía precisar el número exacto de muertos ni sus identidades.

Lo único seguro, según él, es que ni Abaaoud ni Salah Abdeslam, sospechoso de haber formado parte de uno de los tres comandos que perpetraron la matanza del viernes, figuran entre los detenidos, cuya "identidad está siendo verificada".