"Todos los fines de semana se reúnen esos clanes policiales en farras y parrilladas", sentenció la exsubcomandante de la Policía Boliviana, Rosario Chávez, durante su discurso en el acto de relevo y posesión como nueva rectora de la Universidad Policial (Unipol). 

La uniformada, que incluso llegó a derramar algunas lágrimas en su intervención, puso incómodos a los más de cien uniformados que presenciaron la transición de mando en esa instancia de formación de policías.

"Todo este abuso está simple y llanamente por el hecho de ser mujer y no haber entrado al círculo de clanes y roscas delincuenciales que hay en la Policía Boliviana", aseveró la superior, según declaraciones rescatadas por el canal de televisión ATB. 

Chávez afirmó que los grupos irregulares que operan al interior de la institución verde olivo se juntan para "distribuirse los beneficios ilegales que obtienen a costa de la institución". Reiteró que su cambio responde a una actitud de discriminación por ser mujer. 

La exjefe policial dejó su cargo en medio de una polémica decisión del nuevo Comandante General de la Policía, Édgar Téllez. Al momento de la posesión del nuevo Alto Mando, la uniformada advirtió extorsiones, abusos y acoso laboral.